Alicia García de Angela. Los Angeles | 2 de marzo de 2012

 

Enviar a sus hijos a la universidad es el sueño de cualquier familia, pero la realidad es que también representa un reto si se carece de los recursos financieros adecuados. Afortunadamente existen planes de ahorro o “college funds” que le ayudan a convertir ese sueño en realidad. Son los planes 529, que en California reciben el nombre de “ScholarShare”.

 

Patrocinados por el estado, estos planes funcionan de forma similar a un plan de pensiones. La cantidad de dinero que se va aportando al plan será invertida en fondos de inversiones para que genere intereses y, dependiendo del tipo de fondo que elija para invertir su dinero, el interés variará. La gran ventaja es que las ganancias obtenidas están exentas de impuestos, en otras palabras, no pagará impuestos sobre los intereses que se haya acumulado.

 

“Lo positivo de este programa es que el dinero se puede usar para acudir a una gran variedad de instituciones educativas, ya sean públicas, privadas o escuelas vocacionales. Incluso se puede utilizar para estudiar fuera de Estados Unidos, como por ejemplo México. Lo único que se requiere es que, tanto aquí como en el extranjero, la institución esté acreditada”, explica Yvette Menesses, consultora de TIAA-CREF, compañía encargada de manejar ScholarShare en California.

 

El programa tiene otras ventajas. Por un lado, el dinero puede usarse para otros gastos relacionados con los estudios como alojamiento, colegiatura y materiales escolares, y por otro, se puede cambiar de beneficiario. Por ejemplo si su hijo ha recibido una beca completa, siempre puede utilizar el dinero para otro hijo que lo necesite. “En este caso no existe penalización. Sólo le pondrían una multa si saca el dinero y lo utiliza para algo no relacionado con la educación, como la compra de un auto por ejemplo”, afirma la consultora de ScholarShare. En este caso tendría que pagar una multa correspondiente al 10% del impuesto federal, un 2.5% al estado de California y además tendría que pagar los impuestos de los intereses”, afirma la consultora de ScholarShare.

 

Queda claro que lo importante es empezar a ahorrar cuanto antes para llegado el momento tener una suma considerable que permita estudiar a sus hijos. Lo único que necesita son 25 dólares para abrir una cuenta con ScholarShare. A partir de ahí cada familia decide lo que quiere aportar, siempre que la cifra no supere los 350,000 dólares en total. Ir a la universidad nunca estuvo más cerca. EC

 

Más información en www.scholarshare.com/espanol o en el teléfono 1-800-544-5248.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes