Una investigación señala que no hay suficientes programas extracurriculares en la nación, lo que deja a muchos niños vulnerables mientras sus padres trabajan

Un estudio reciente muestra que los programas después de la escuela no solo ayudan a mantener a los niños seguros, sino que también los ayudan a tener éxito en la escuela y la vida. Desafortunadamente, hoy no hay suficientes programas de este tipo en el país, dicen los expertos.

Si bien la participación en programas después de la escuela ha aumentado a 10.2 millones de estudiantes en todo el país, por cada niño en un programa después de la escuela, dos más están esperando para ingresar, según «America After 3PM», una encuesta de hogares encargada por la organización Afterschool Alliance.

«En este momento, cuando la programación extracurricular necesita más fondos, las inversiones federales están en peligro», dice Jodi Grant, directora ejecutiva de Afterschool Alliance. «Y cualquier recorte significaría que más niños no tienen supervisión en las tardes y que más padres que trabajan se quedan sin la garantía de que sus hijos estén a salvo hasta que regresen a casa de sus trabajos».

Los efectos positivos de los programas extracurriculares son amplios. Más de 5.000 alguaciles, jefes de policía y fiscales de la organización Fight Crime: Invest in Kids emitieron recientemente un informe que confirma que las horas entre las 2 y las 5 de la tarde todavía son horario estelar para la delincuencia juvenil. El informe también documentó resultados positivos para los jóvenes que participan en programas extracurriculares de alta calidad.

En muchos casos, estos programas sirven como un salvavidas, ofreciendo comidas nutritivas a niños de familias de bajos ingresos que de lo contrario podrían pasar hambre.

Los organizadores de la reciente manifestación “Lights on Afterschool” dicen que la celebración del vigésimo aniversario subrayó la necesidad de invertir en programas extracurriculares que ofrecen a los estudiantes ayuda con la tarea, mentores, preparación para la universidad y el trabajo, refrigerios saludables, así como programación en temas como robótica, programación de computadoras, artes, música y deportes.

«Todos los ciudadanos pueden pedir a los legisladores de todos los niveles, así como a las empresas, a invertir en estos programas que ayudan a los niños, las familias y las comunidades», dijo Grant.

Para más información, visite www.afterschoolalliance.org/loa.cfm. EC

Contenido cortesía de StatePoint

Anuncios de interés en Los Ángeles