Comienza la liguilla con Rayados de Monterrey y Tigres como favoritos para llegar a la final. ¿Quién podrá detenerlos? 

Otro año está por terminar y otro campeonato también. Un tren bala desde que Chivas se coronó apenas en mayo. Poco les duró el gusto porque se quedaron fuera de esta liguilla. El que sí pasó fue Tigres, el subcampeón del torneo pasado y que llega para quitarse esa dolorosa espina del costado.

Pero los felinos del norte no son los marcados favoritos. Lo son los Rayados de Monterrey, sus odiados vecinos que hace unos días les dieron una tunda. Los dos acaparan las miradas y las apuestas a ganador.

La liguilla comienza este miércoles. ¿Quién la tiene más fácil? ¿Será Monterrey que choca con Atlas o Tigres que se enfrenta al León? ¡Híjole! ¿Cuántas veces no ha pasado que los de la cola le pegan al puntero? En el papel, la Pandilla se ve superior a los Rojinegros, un equipo inconsistente que apenas se pudo colar a la gran fiesta.

León le puede complicar el pase a los Tigres, aunque los dos bajaron revoluciones en el tramo final del torneo. Duelo de ofensivas con Elías Hernández y Mauro Boselli por un lado, contra la pesada artillería de los norteños comandada por Gignac, Aquino, Valencia y Vargas. La balanza se inclina del lado del equipo amarillo y azul también por lo que tiene en la banca, y no nos referimos a los jugadores, sino al viejo lobo de mar que es el “Tuca” Ferreti.

La otra serie que despierta el morbo de sus aficiones es el agarrón entre dos equipos que no se pueden ver ni en pintura. Cruz Azul, el caballo negro de la liguilla, recibe primero al América. Hay viejas cuentas por saldar para los de La Noria. Tienen a los de Coapa como jefes y se quieren rebelar. Jémez tiene las maletas listas para regresar a España, pero no sin un título en las manos. “El Piojo” ha visto caer el desempeño de sus Águilas, pero en partidos definitorios son extremadamente peligrosos.

Toluca y Morelia, con menos reflectores, definen la última de las series de liguilla. Los dos son equipos compactos, sólidos, rocosos y de pierna fuerte. Tienen, ambos, elementos que definen partidos, como en el caso de Uribe, por Toluca; y Ruidíaz, por Monarcas. Son los menos referidos, pero cualquier que pase serán un trabuco difícil de desenredar, y sin nada que perder, se convierten en víboras de cascabel listas para morder al que se les ponga enfrente.

Pero si de apuestas se trata, los más gallinas le pondrán su billete a los del norte; los convencionales a los de la capital; y los temerarios lo harán por cualquiera de los que quedan. Usted, ¿a quién le apuesta? EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes