Lisboa será la sede donde ocho equipos se enfrenten en eliminación directa el mes de agosto, en lo que será el regreso de la Liga de Campeones

Justo en medio de los octavos de final de la Liga de Campeones el coronavirus obligó a poner freno a la competición dejando a cuatro equipos clasificados y a otros cuatro en suspenso.

La ventaja de los que tenían que jugar de vuelta en su casa ya no será la misma luego del regreso programado para el 7 y 8 de agosto. El que lo tiene más accesible es el Bayern Munich con su ventaja de 3-0 en el duelo de ida en la casa del Chelsea. Los demás resultados están más apretados. Los bávaros, así como el Manchester City, Barcelona y Juventus, definen en su estadio los cuatro puestos restantes, pero se presume que será sin aficionados y hasta puede que también jueguen en Portugal. El tiempo lo dirá.

Ya instalados en los cuartos de final, todavía estamos a la espera de cuándo va a ser el sorteo y los cruces. Será un minitorneo en Lisboa con partidos únicos, todos jugados en horario nocturno (9 de la noche hora de Portugal) entre el 12 y el 15 de agosto; las semifinales el 18 y 19 y la gran final el domingo 23 del mismo mes.

Faltan dos meses para que se reanude la Champions y los dirigentes de la UEFA estarán estudiando de cerca la posible presencia de aficionados en las tribunas, aunque por el momento se contempla que los partidos serán a puerta cerrada. Todavía falta ver qué opina la pandemia.

Mientras tanto, el Atlético de Madrid, RB Leipzig, Atalanta y PSG ya tienen un boleto para viajar a Lisboa a esperar a sus futuros rivales. Será una definición nunca vista, pero la salud de los jugadores es lo primero. Será una definición surrealista, especialmente para los que vean los partidos por la televisión con el sonido de fondo simulando que hay miles en el estadio. Será una definición exprés, pero al final de cuentas será un paso más hacia la normalidad en el futbol élite de los clubes europeos. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles