Gracias a sus números, su forma de jugar bajo presión y no ser un jugador mecánicamente predecible, se le puede considerar como parte del grupo de los mejores de la historia en su posición al lado de grandes estrellas como Joe Montana, John Elway y Johnny Unitas, entre otros; y si no fue porque en la postemporada del año pasado se toparon con los Gigantes de Nueva York, que después se coronaron campeones, los Empacadores, con Favre al frente, le hubiera significado tal vez el colofón ideal para retirarse por todo lo alto.

Sus inicios
Brett Lorenzo Favre, nació un 10 de octubre de 1969 en Gulfport Mississippi, donde jugó en la Universidad de Southern Mississippi, siendo elegido en el draft colegial en 1992 por los Halcones de Atlanta, quienes lo cedieron a los Packers a cambio de una selección de primera ronda del año siguiente. De ahí en adelante Favre no se quitó el jersey verde y el caso amarillo del equipo avecindado en la gélida bahía de Wisconsin, adueñándose de la titularidad desde el segundo juego de la temporada en la que llegó al equipo.

Alma de acero
Si hay algo que distingue al número 4 de los empacadores es su entereza, desde que llegó a la institución ha dejado el alma en cada juego, soportó abucheos al principio de su carrera para avanzar paso a paso hacia una carrera sólida; se sobrepuso al abuso de drogas (medicamentos) encarando la situación y sometiéndose a rehabilitación y apoyó a su esposa en su lucha contra el cáncer; eso sin olvidar que tuvo un gran partido de lunes por la noche, en diciembre de 2003 ante los Raiders de Oakland, un día después de la muerte de su padre.

El adiós
Con lágrimas en los ojos, Favre anunció su retirada del campo de batalla, agradeciendo al equipo por dejarlo jugar. “Puedo, pero ya no quiero” fueron las palabras del veterano. El retiro ya lo tenía planeado desde al año pasado, pero su competitividad lo impulsó a seguir adelante en busca de su segundo anillo de campeón, y como el resultado no fue el esperado, decidió que era suficiente. Lo que Favre sí tiene asegurado, es un lugar en el Salón de la Fama y en la historia del deporte de las tacleadas.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes