Si hay algún duelo que se ha convertido en un clásico es éste, cuya rivalidad en las finales se inició a principios de los 60 con los de la hoja de trébol ganando en fila las 7 finales que disputaron, antes de que los Lakers respondieran con dos triunfos a mediados de los 80 cuando tenían a jugadores como “Magic” Johnson, James Worthy y Kareem Abdul-Jabbar.

En esta ocasión se esperaba una final de alarido, de poder a poder, con dos equipos que llegaban en su mejor momento y con talento de sobra en ambos lados: Kobe Brytant, Lamar Odom, Pu Gasol, Dereck Fisher, por los Lakers; y Paul Pierce, Ray Allen, Kevin Garnett y Rajon Rondo por los verdes. Pero haciéndole justicia a las estadísticas, el triunfo se inclinó hacia Boston, que con jugadores mejor enchufados en la final lograron superar ampliamente a los Angelinos, que por su parte, solo tuvieron destellos de sus piezas clave, que en muchos momentos no rindieron como se esperaba salvándose únicamente el gran caudillo Kobe Bryant.

Para comentarios: [email protected]

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes