Junto a los Laguneros Kobe había ganado tres títulos, pero le faltaba obtener el galardón a mejor jugador de la NBA, el cual se le había negado después de quedar dos veces en tercer lugar de la votación, pero en esta temporada no había forma de negarle este reconocimiento. De esta forma Bryant anotó su nombre junto a otros Lakers que han ganado este premio como Kareen Abdul-Jabbar, Magic Jonson y Shaquille O’Neal.

Para nadie es un secreto que Kobe es el alma del equipo, el líder en la cancha, el que se echa el grupo al hombro, el de las jugadas asombrosas que resuelven partidos, pero incluso él reconoce que sin los grandes compañeros que tiene actualmente, el equipo no estaría peleando la cima en estos momentos. Hace un par de años el ánimo del equipo no era el mejor, los rumores decían que Kobe se quería ir del equipo, que ya no sentía esa pasión por el juego, que su relación con Shaquille y el entrenador Phil Jackson estaban deterioradas.

Todo predecía un caos, pero las cosas cambiaron para bien, O’Neal emigró a otras tierras y él (Kobe) volvía a ser el referente; esto, junto a la contratación de buenos jugadores le devolvieron la sonrisa y cuando alguien está contento haciendo algo, lo hace mejor. Una de las mejores contrataciones se dio apenas en febrero de este año cuando la directiva trajo al español Pau Gasol, quien cayó como anillo al dedo en el cuadro lagunero, entendiéndose a las mil maravillas con Bryant, lo que redituó en una de las mejores temporadas del escolta angelino.

Para comentarios: [email protected]

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes