Sin embargo, los actuales campeones, Los Angeles Lakers de Kobe Bryant y Pau Gasol, les siguen los pasos con otro récord excelente (38-12), con una marca similar a la de la temporada anterior, cuando derrotaron a los Orlando Magic en la final de la NBA.
 
Por eso, aún muchos se preguntan si a estas alturas se dará el esperado duelo Cavaliers-Lakers en la final, o si lo de James se volverá a quedar en simple promesa un año más.  
 
Si se juzga el juego de un equipo reforzado con la llegada de Shaquille O’Neal, todo pinta para una final a lo grande entre los dos mejores equipos, con permiso de los ex campeones Boston Celtics, que con un récord de 31-16 son el tercer equipo en discordia.
 
Anoche, los Cavaliers de Cleveland derrotaron 102-84 a los Heat de Miami  con James como líder con 36 puntos, incluidos 17 desde la línea de tiros libres, para encabezar el ataque balanceado de los Cavaliers que tuvieron a cuatro jugadores con dobles dígitos, un 49 por ciento de acierto en los tiros de campo y 81 desde la línea de personal. El alero estrella de los Cavaliers fue una pesadilla constante para la defensa de los Heat, que tampoco pudieron impedir que repartiese ocho asistencias, capturase siete rebotes y recuperase dos balones.

 
El veterano pívot Shaquille O’Neal lo apoyó con 13 puntos y ocho rebotes, mientras que el alero J.J.Hickson y el base reserva Daniel Gibson anotaron 12 puntos cada uno para completar la lista de los cuatro jugadores que tuvieron dobles dígitos.  

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes