El condado de Orange ha flexibilizado sus requisitos referentes a portar armas después de la queja de la corte federal por la dificultad existente en muchos condados de California para hacerse con ellas

¿Es realmente un atentado contra la constitución el restringir al máximo la extensión de armas? No parece, al menos, echando un ojo a la historia reciente o a la prensa escrita del país. Sin embargo, no es esto lo que piensa la corte federal, que por su parte consideraba los requisitos existentes como abusivos y demasiado exigentes. Todo sea dicho de paso, tan solo se pedía una demostración de que el arma era realmente indispensable como medida de protección.

Pero parece que se ha abierto una veda equivocada. Y es que la entrada de esta “libre circulación” de armas puede tener una doble vertiente. Mientras que un gran grupo de personas ya hacen cola para hacerse con su “juguetito” en mayo y así tener algo con qué defenderse –no se sabe muy bien de quien–, habrá otro conjunto, incluso más grande, que la adquiera buscando protección, precisamente, de ese primer grupo.

La normativa aún no es definitiva y podría ser revocada si se apela acertadamente, sin embargo, esta apelación debería llegar aproximadamente en un mes, puesto que, más o menos, ese es el tiempo disponible antes de que entre en vigor.

Varias han sido las voces que se han pronunciado sobre este cambio de ley. Entre ellas, Sandra Hutchens, Sheriff del Condado de Orange, la cual indica prudentemente que, aplicada o revocada, se limitarán a cumplir la ley.

Detrás de todo esto, la Asociación Nacional de Armas, donde la noticia ha calado de la mejor manera, espera entusiasmada la entrada en vigor de la nueva normativa. No solo eso, sino que clama por el derecho del ciudadano a portar un arma de fuego para protegerse. Obviamente, el dinero siempre manda. EC

 

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes