¿Ha escuchado algún ruido extraño en el motor y no le ha hecho caso, esperando que desaparezca? ¿O cree que fue su imaginación esa ligera vibración cuando cambió de velocidad en la carretera? Probablemente usted no sea el único que pasa por alto la revisión de un posible problema en su carro por temor a lo que podría costarle.

Pero desde el punto de vista de la seguridad de su auto siempre es buena idea atender el problema lo antes posible. La mayoría de las veces, la detección de un problema a tiempo le ahorra dinero a la larga, aunque los gastos de reparación sean inicialmente un dolor de cabeza.

A continuación, cuatro problemas fáciles de detectar, y que jamás debe ignorar:
1. Parabrisas estrellado. Si su parabrisas tiene una rajadura o está ligeramente estrellado, por lo general la reparación le costará unos 60 dólares. Pero si el daño se extiende por todo el parabrisas y tiene que reemplazarlo, tendrá que desembolsar más de 300 dólares. Además, hay que considerar el factor seguridad. El parabrisas estrellado no sólo le impide ver bien la carretera, sino que puede poner en peligro la integridad estructural del automóvil.

2. Rechinido en los frenos. Cuando los frenos rechinan, debe cambiarles las pastillas, lo cual le costará entre 100 y 200 dólares. Pero si ignora el problema, también podría perjudicar los rotores de los frenos, lo cual cuadruplicaría el costo. Y todos sabemos que no es seguro manejar un auto cuyos frenos no funcionen adecuadamente.

3. Cambios regulares de aceite. El cambio de aceite con regularidad es tal vez la forma más sencilla de evitar reparaciones más costosas. Consulte el manual de su auto para ver con qué frecuencia debe verificar y cambiar el aceite. Si no lo hace regularmente, el aceite usado puede contribuir a una falla en el motor, lo cual también pone en peligro su seguridad.

4. Llantas en mal estado. Rote los neumáticos cada 6,000 a 8,000 millas para garantizar que los frontales no se gasten con más rapidez que los de atrás. Inspeccione regularmente las bandas y las paredes laterales para detectar rajaduras y desgastes. Manejar con neumáticos gastados puede hacer que pierda el control del vehículo a causa de una tracción insuficiente, o provocar un peligroso reventón.

Información cortesía de ARAcontent

Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes