Un auto se convierte en un “limón” cuando pasa demasiados días en un taller de reparaciones, sufre del mismo desperfecto repetidamente o tiene una serie de problemas que le evitan disfrutar de la experiencia de tener un “auto nuevo”. Pero para poder recibir un auto de reemplazo o un reembolso, el vehículo debe cumplir con los siguientes criterios:

  • Los problemas de su auto deben estar cubiertos por la garantía del fabricante.
  • Los desperfectos deben surgir en un plazo de 18 meses a partir de la entrega del vehículo o en las primeras 18,000 millas recorridas indicadas en el odómetro (lo que ocurra primero).
  • Los problemas deben reducir sustancialmente el uso, valor o seguridad del vehículo para usted.
  • Las descomposturas no fueron causadas por maltrato al auto.
  • El fabricante o concesionario no ha reparado los mismos problemas después de varios intentos.
  • Si la garantía del auto requiere que notifique de los problemas al fabricante y usted ya lo ha hecho (por escrito).

¿Qué dice la ley?
La Ley Limón de California protege al consumidor en contra de los defectos del vehículo que estén cubiertos por la garantía que el concesionario o fabricante no pueden reparar. En algunos casos es posible que usted tenga derecho a que le reemplacen el vehículo o a la devolución de su dinero. La Ley Limón cubre vehículos nuevos y usados que se venden en California y que tienen una garantía de auto nuevo expedida por el fabricante, pero no aplica a aquellos vehículos que han sido maltratados intencionalmente o que no estén registrados bajo el Código de Vehículos de California.

Lo que usted puede hacer
A continuación le presentamos una serie de pasos que debe dar si piensa que compró o arrendó un auto “limón”:

  • Lea la garantía y el manual del propietario de su auto.
  • Notifique del problema al concesionario, asegurándose de describirlo totalmente en la orden de reparación.
  • Guarde copias de todas las órdenes de reparación, y anote las conversaciones que tenga con el concesionario y con cualquier representante del fabricante.
  • Lleve un registro de los problemas del auto y el número de intentos de reparación. Incluya fechas y otros datos importantes.
  • Contacte directamente al fabricante. Envíe una carta explicando los problemas del vehículo, a la dirección que indique la garantía o manual de propietario. Mándela por correo certificado y guarde una copia y el recibo del envío.

Protéjase y sepa qué pasos debe seguir para solucionar un problema con un auto “limón”, llamando a su oficina local de protección al consumidor: 1-800-952-5210 ó www.dca.ca.gov/acp

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes