Rasgóse el velo; por un tajo ameno
de claro azul, como en sus lienzos abre
entre mazos de sombra Díaz famoso,
el hombre triste de la roca mira,
en lindo campo tropical, galanes
blancos y venus negras, de unas flores
fétidas y fangosas coronados:
¡Danzando van: a cada giro nuevo
bajo los muelles pies la tierra cede!
Y cuando en ancho beso los gastados
labios sin lustre ya, trémulos juntan,
Sáltanles de los labios agoreras
aves tintas en hiel, aves de muerte.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes