Llegan mis cosas esenciales.
Son estribillos de estribillos.
Entre los juncos y la baja tarde,
¡qué raro que me llame Federico!

 

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes