Algunas de las metas más comunes son, por ejemplo: tratar de seguir una dieta saludable, hacer ejercicios regularmente, regresar a la escuela, aprender un nuevo oficio, abrir tu propio negocio, tomarse en serio la relación con tu nueva pareja, salir de una nefasta, desintoxicarte, organizar tus finanzas, dejar un círculo de amigos que no te conviene, aprender a decir ¡NO!, darte más tiempo para hacer lo que realmente te gusta, cambiar de imagen, decidirte a hacerte esa cirugía estética que quieres hacerte hace años, quitarse ese horrible tatuaje que te hiciste a los 15 años, compartir más con tu pareja y tus hijos, comprar un auto nuevo, conocer nuevas amistades o viajar.

 

Del dicho al hecho…

Algunos son propósitos muy personales, otros necesitan el consenso de tu familia, cuestan dinero o alguna ayuda adicional de otras personas, pero todos estos propósitos tienen algo en común y es que para que se vuelvan realidad hay que romper el círculo vicioso del “querer hacer” y pasar al “hacer”.  Es decir, deben dejar de ser deseos y convertirse en acciones. Eso significa que debes identificar esos objetivos, trazar las metas, hacer un plan y ejecutarlo.

No importa si se trata de hacer un plan de negocios o si será un viaje al Himalaya, nunca abordarás el avión si no compras el pasaje. Nunca abrirás el negocio si no dejas de soñar y te decides a ser empresario. Nunca le dirás que ¡no! A ese perverso amor que te controla y no te deja ser tú misma si no tomas la decisión o buscas ayuda.

Si hay un problema que te está afectando y no te deja avanzar en la vida, haz frente a la situación. Cuadros familiares como las adicciones o la dependencia emocional son difíciles de vencer, porque quienes los sufren y sus allegados evitan aceptar que el problema existe.

Confronta la realidad

Si piensas que hay alguien que tiene un problema en tu familia, no lo ignores. Cuando alguien de la familia está sufriendo por sus adicciones, depresión, ansiedad, u otros trastornos emocionales o mentales, estos problemas afectan a todo el grupo familiar.

La crisis económica ha afectado a muchas familias, que han visto mermados sus ingresos por la falta de empleo y las ejecuciones hipotecarias, pero también hay que aprender a separar la felicidad de las circunstancias económicas y los bienes materiales.

Una de las características más hermosas de la idiosincrasia latina es que sabemos reírnos de las dificultades y sabemos disfrutar de las cosas realmente importantes en la vida, como la familia, los verdaderos amigos y el calor de hogar.

Por otra parte, la ventaja de vivir en el siglo XXI nos permite el tener acceso a opciones que hacen más fácil cumplir los propósitos.  Dependiendo de la meta que tengas, puedes usar incluso tecnologías de punta, como las aplicaciones telefónicas para seguir tu plan ala pie de la letra.

Hay apps para todo, desde contar calorías, hasta llevar el control de tus gastos, llegar temprano a tus citas o elegir tu guardarropa. Incluso hay opciones como la aplicación de i-phone de Nike que te ayuda a hacer tu rutina de ejercicios, cuenta las millas que has recorrido, las calorías que has gastado y te brinda consejos de motivación por parte de reconocidos atletas. 

Además, ahora existen profesiones como los consejeros de vida (“life coaches”) que se dedican a ayudar a las personas que tienen un propósito específico o desean cambiar conductas y situaciones que no les gustan, trátese de organizar su vida, aprender a comer sano, buscar un nuevo trabajo o hasta dejar de fumar.
 

He aquí algunas ideas para darle seguimiento a los propósitos y cumplir esas metas que a veces nos trazamos y no sabemos porqué no llegamos a realizar.

 

– Analiza tu situación real y concéntrate en lo que más te interesa.

 

– No hagas propósitos, mejor traza objetivos y planes.

 

– Apégate al plan, evalúa los resultados a corto, mediano y largo plazo. Cámbialo si es necesario.

 

– Busca ayuda, un mentor, personas que tengan objetivos comunes u organizaciones que se dedican a ayudar a personas con el problema que tengas.

 

– Existen libros motivacionales que puedes conseguir en la biblioteca, dependiendo de lo que desees hacer, desde aprender a usar la computadora, hasta un nuevo hobby o aplicar técnicas de relajación para evitar el estrés.

 

– No dejes para el año que viene lo que puedes hacer hoy. Si quieres hacer algo y tienes la decisión tomada, aprovecha el momento ¡Ya no tienes excusa!

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes