Tras el éxito de ‘Despicable Me’ y su secuela, vuelven los muñecos más gamberros del cine a la gran pantalla

Nada hace presagiar que el fenómeno de las franquicias se vaya a detener en Hollywood y el estreno de Minions es una buena prueba de ello, una vuelta a los inicios de los pequeños monigotes de voces peculiares e idioma ininteligible después del buen desempeño de “Despicable Me” y “Despicable Me 2”.

Es un proyecto que existe desde antes de que se estrenara la segunda parte (2013), sabedores en Universal de que la fórmula tenía vida para rato. Lo anunciaron en julio de 2012, aunque la fecha de estreno se retrasó con respecto a lo inicialmente previsto. Sí han tenido firmada durante tiempo a Sandra Bullock en la voz de uno de los personajes principales, Scarlett Overkill, la villana del cuento.

El argumento elegido es tan disparatado como las versiones anteriores, más gore si cabe. Se remonta a los orígenes de los Minions, criaturas concebidas para servir a los villanos más temibles a lo largo de la historia de la humanidad. El problema es que accidentalmente han ido destruyendo a todos los que han pasado por sus manos, como Napoleón o Genghis Khan, por lo que deciden aislarse en la Antártica.

Pero resulta que en 1968 entran en una depresión como consecuencia de no tener a nadie a quien servir. El plan siguiente pasa por ir hasta Orlando a una convención de villanos con los ‘frikis’ correspondientes, en un guiño a los Comic Con y otros eventos similares que desde hace años están tan de moda en Estados Unidos.

Allí conocen a Scarlet Overkill (Bullock) y la conexión es inmediata, con la cascada de chistes, ocurrencias y gamberradas que han hecho de estos personajes amarillos unas criaturas inolvidables. Hamm es el encargado de poner la voz de Herb Overkill, el marido de la primera súper villana en el mundo de los Minions.

“Scarlett es una supervillana inusual”, explica Pierre Coffin, el director de la cinta junto a Kyle Balda. “Es una mujer peligrosamente encantadora, lo que puede que no haya sido fácil en los 60”. Por eso creyeron que la figura de Bullock encajaría muy bien con el concepto por ser una propuesta original. EC

Más artículos de interes