En un ambiente enrarecido el equipo mexicano juega un amistoso contra Islandia en la ciudad de Las Vegas

El 8 de febrero más de 40,000 personas irán a ver el duelo amistoso de la Selección Mexicana contra Islandia en la ciudad de Las Vegas. Un partido molero más que de pronto se puso interesante, más por el enrarecido ambiente político que se vive estos días en Estados Unidos que por otra cosa.

La novedad no es que se trata de la primera vez que el Tri visita la ciudad del juego, ni que se presenta con el equipo B. El morbo se da porque es el primer partido de los aztecas en territorio americano con Trump como presidente. Ya todos saben los motivos. Los encargados de la seguridad del estadio Sam Boyd han dicho que no aumentarán el número de agentes; o sea, todo normal.

En cuanto al tema futbolístico, el cuadro del colombiano Juan Carlos Osorio es un plantel mixto, con la mayoría de jugadores de la liga local solo apuntalada por la presencia de Giovani dos Santos. Habrá muchas novedades en el equipo, como la presencia del meta Hugo González (Monterrey); los defensas Edson Álvarez (América) y Luis Reyes (Atlas); en la media llaman la atención Elías Hernández (León) y Jesús Gallardo (Pumas); y adelante destaca el llamado de Ángel Zaldívar (Chivas).

En cuanto a Islandia es un rival extraño. México solo lo ha enfrentado en dos ocasiones, aunque en ninguna le pudo ganar. Traslado veloz y balones por arriba; eso sí, tienen una mentalidad que se crece ante cualquier tipo de adversidad. Uno de sus puntos fuertes es su apasionada afición Hay datos que dicen que cerca del 8 por ciento de la población de Islandia se trasladó a Francia para apoyar a su equipo en la Eurocopa del año pasado. Dejaron una huella imborrable por sus cánticos y celebraciones en las tribunas.

Pero eso no pasará en Las Vegas, donde, para no variar, el estadio estará lleno de mexicanos para ver un partido molero pero que para ellos es una oportunidad única de ver a jugadores que solo pueden ver cada semana por la televisión. Solo esperamos que esa nube gris de incertidumbre que se vive por el ambiente político del momento, se disipe completamente. EC

Compartir

Más artículos de interes