Las cruzazuleadas, los refuerzos, el manejo de sus redes sociales y encima el ritual de una bruja, esos son los motivos

Ya son años que la gente “agarró de su puerquito” al Cruz Azul, a la institución, a sus dueños, a sus jugadores, a su técnico y a sus aficionados. Se ha vuelto el equipo más “buleado” del fútbol mexicano. La culpa la tiene la malaria que lo contagió después de su último campeonato de liga, hace 20 años. Esa forma increíble que tiene de perder finales y partidos importantes, le dio forma al término “cruzazulear”, una patente creada en La Noria que nadie se quiere robar.

El “subcampeonísimo” ha probado de todo, pero no le sale nada. El caos es generalizado. Hasta el manejo de sus redes sociales le está jugando en contra. En vez de aplicar el mea culpa, aplica la censura totalitaria a las críticas. Es de pena desperdiciar esta herramienta de comunicación que se puede usar para congraciarse y redimirse con las nuevas generaciones que le demandan buenas cuentas. Si “la regaste”, habla, explica, acepta, comprométete. Matas dos pájaros de un tiro: creas puentes con los aficionados y de paso fortaleces la marca.

Mientras no llegue un título las burlas van a seguir. Cualquier situación la van a exagerar. Ahí tienen lo de la mentada bruja Zulema que llegó con sus menjurjes a hacer un ritual en las puertas de La Noria. Ridículo total. Quería su minuto de fama y de infamia. Qué bueno que no le abrieron la puerta y la ignoraron por completo. Lo peor es que mucha gente piensa que la falta de campeonatos del Cruz Azul sí tiene que ver con algo sobrenatural.

Otra vez suenan aires de cambio para la próxima temporada. Se rumora de algunos jugadores que dejarán al equipo celeste, como el portero Corona, “El Maza” Rodríguez, Adrián Aldrete, Enzo Roco, “El Conejo” Benítez, “El Gato” Silva y hasta el propio “Chaco” Giménez. ¿Y Jémez?  Pese a todas las malas decisiones que haya realizado, el español despertó en el plantel algo que estaba muerto: una idea futbolística. No ha funcionado del todo, pero hay que seguirla trabajando, por eso sería mejor que siguiera Paquito en su puesto, una temporada más. Mientras, no le queda al Cruz Azul y sus huestes seguir aguantando la “carrilla”. EC 

Compartir

Más artículos de interes