El Salvador ofrece desde ecoturismo hasta aventuras culinarias a una fracción del precio de los destinos más conocidos de Centroamérica

Desde su rica historia maya hasta su patrimonio artesanal, El Salvador ofrece mucho a los viajeros. Además, es fácil de llegar desde EEUU. Hay vuelos directos regulares a El Salvador desde las principales ciudades, incluyendo Nueva York, Washington, D.C. y Los Ángeles, y no hay necesidad de cambiar dinero a la llegada, ya que el dólar americano es la moneda nacional.

Aquí hay cuatro maneras de aprovechar al máximo un viaje a El Salvador

1. Relájese en la playa. Los surfistas acuden a La Libertad por sus famosas olas y competiciones internacionales. Aquellos interesados ​​en aprender a surfear pueden encontrar lecciones por tan solo $10. A lo largo de playas de arena negra, los viajeros encontrarán mariscos increíbles para disfrutar mientras disfrutan de magníficas vistas del océano.

2. Caminata en volcanes y cascadas. Muchos viajeros combinan un recorrido por la ciudad de San Salvador con una fácil caminata por el volcán en el Parque Nacional El Boquerón, a un corto trayecto en auto de la ciudad. El volcán más alto del país es el Santa Ana en el Parque Nacional Cerro Verde, donde los excursionistas encuentran senderos de moderados a difíciles.

3. Pasión artesanal. Varias de las pequeñas ciudades coloniales de El Salvador son conocidas por sus artesanías. Aquellos que viajan hacia el norte desde San Salvador hasta el pintoresco pueblo de Suchitoto pueden dirigirse al taller y galería Arte Añil para aprender cómo teñir la tela con índigo como solían hacer los mayas. Más al norte, la ciudad de La Palma se inspira en los mayas para crear el estilo de dibujo de Arte Naíf. 

4. Un paseo arqueológico. Conocida como la “Pompeya de las Américas”, Joya de Ceren, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ofrece una fascinante visión de una antigua comunidad agrícola que fue enterrada por las cenizas de un volcán cercano. Las pirámides en San Andrés muestran a los viajeros sobre la vida de los habitantes originales de América Central que vivieron allí hasta 1000 años antes de la llegada de los europeos. EC

Con información de Brandpoint

Compartir

Más artículos de interes