El sueño americano sigue más vivo que nunca aunque la recesión económica no está ayudando. Según un reporte de la revista Barron’s, los próximos cinco años el número de personas que se verán obligadas a alquilar una vivienda por no tener suficientes medios para tener una en propiedad será de 10 millones de personas, lo que es una mala noticia para el mercado inmobiliario y para la economía en general.
 
No hay duda de que la tendencia está cambiando después de que la burbuja inmobiliaria estallara a finales del 2007, provocando una caída de los precios del hasta el 30 por ciento en todo wel país y de forma especial en zonas de mayor especulación como Florida, Arizona y Califorinia.
 
Por eso, la tasa de los dueños de vivienda ha pasado del 69 por ciento en su punto más alto allá por 2004 al 67.2 por ciento actual, y se espera que el nivel descienda hasta el 64 por ciento del año 1993 en aproximadamente otros cinco años, para el 2015.
 
Por eso, las cifras indican que los que están en el otro lado, es decir, rentando una casa, alcanzarán el 36 por ciento del total de la población estadounidense, casi cuatro puntos más que la tasa actual. Cada punto porcentual representa 1,3 millones de familias y la casa media incluye más de dos personas, por lo que se concluye que 10 millones de personas se incorporarán al club de los que prefieren alquilar.
 
La explicación no es otra que la lenta recuperación de l economía después de la peor crisis financiera tras la gran depresión de 1929. Como en aquel entonces, hicieron falta varios años para recuperar la economía pleno ritmo, cambiando la cara de forma considerable de la situación financiera global.
 
Ello también significará más problemas para conseguir crédito a la hora de conseguir una vivienda y que la gente joven sea la que más complicado tenga hacerse con la casa de sus sueños. Si se revisan los datos de las personas menores de 35 años, la tasa de propietarios de vivienda desciende al 38 por ciento.
 
Pero no todo son malas noticias porque según varios estudios, y pese al nivel históricamente bajo de las tasas de interés hipotecarias, alquilar es mucho más ventajoso que comprar en la primera década de un préstamos típico, lo que en teoría permite ahorrar dinero para poder dar una entrada más amplia cuando ya se tenga el capital suficiente para adquirir una casa con garantías.
 
Dirija sus comentarios a [email protected].

SHARE

Más artículos de interes