La compra de una casa conlleva una gran responsabilidad financiera. Incluso después de analizar fondos y presupuesto, es fácil extralimitarse. Para cubrir gran parte de los gastos inesperados puede adquirir una garantía de vivienda.

Durante una transacción de compra-venta es importante que los compradores contraten a un inspector para que examine la propiedad y la estructura de arriba a abajo antes de firmar el contrato, pero este profesional no puede supervisar todo lo que puede surgir cuando una persona ocupa la vivienda.

Las garantías de casa pueden ser una pequeña inversión que alivia parte de la presión financiera a los nuevos propietarios. También se pueden negociar en los términos de la venta de la vivienda, para que el vendedor sea responsable de proporcionarle la garantía al comprador.

Sus pólizas pueden diferir en lo que respecta a la cobertura específica, pero en su mayoría protegen los sistemas importantes de la casa como calefacción, aire acondicionado, plomería, electricidad y ciertos electrodomésticos.

Para decidir si la garantía es la inversión adecuada, los compradores de viviendas deben considerar lo siguiente:

• Se debe hacer una investigación cuidadosa de la confiabilidad de la compañía que otorga las garantías.

• Lea la “letra pequeña” de la garantía. Entérese si hay exclusiones, lo cual atentaría contra el sentido práctico del servicio.

• Tenga en cuenta que la compañía se reserva el derecho de determinar si una reparación o reemplazo es adecuado en una reclamación.

• En general, las compañías tienen sus propios contratistas. O sea, que el propietario no puede solicitar los servicios de sus contratistas preferidos para que hagan el trabajo.

• Es probable que exista un deducible o cantidad a pagar antes de que un técnico evalúe un problema de reparación.

• La compañía expedidora pudiera exigir una inspección de la vivienda para asegurarse de que todo funciona adecuadamente antes de ofrecer un plan.

• Si el vendedor de la vivienda es quien ofrece la garantía, no habrá negociación de cobertura ni de la compañía que se contrate.

Los compradores de viviendas deben tener en cuenta que pudieran surgir numerosos gastos inesperados al adquirir una propiedad. Contar con protección adicional como una garantía pudiera equivaler a evitar gastos personales ante cualquier reparación inesperada. EC

Información de Metro Editorial Services

Compartir

Más artículos de interes