Lo que sugieren los expertos
La NFCC ofrece los siguientes consejos que el consumidor debe poner en acción para combatir una economía en aprietos:
1. Hágase valioso en el trabajo. Nunca es un buen momento para perder el empleo, pero cuando los trabajos escasean, es mejor hacer un esfuerzo para mantener el que ya tiene. Asegúrese de tener un buen registro de asistencia, manténgase dispuesto a hacer tareas extras, y cumpla con sus proyectos a tiempo. Una medida inteligente sería tener al día su resumen de trabajo. Este es el momento indicado para empezar a charlar sobre otras oportunidades de empleo que existan. Si pierde su trabajo, someta su aplicación de desempleo inmediatamente para obtener beneficios.

2. Investigue las opciones de su seguro de salud. Si se queda sin trabajo, conocer estas opciones lo puede ayudar en el futuro. Varias compañías permiten continuar en su plan por unos cuantos meses más, aunque muchas veces esto ocurre a un costo muy alto. Conozca de antemano si usted puede ser incluido en el seguro de su cónyuge, o visite a un agente que ofrezca planes individuales.

3. Conozca su situación financiera. Anote de dónde llega cualquier  tipo de ingreso de cada persona que trabaje en su familia. Del total, vaya restando lo que usa para cubrir los gastos mensuales como la renta, las utilidades, la comida, el seguro, etc., haga lo mismo con los pagos de deudas de tarjetas de crédito y otras obligaciones crediticias. Cuando la situación es difícil, es fundamental hacer los pagos en este orden. El objetivo es que conozca sus ingresos y lo que gasta, para planificar mejor su presupuesto.

4. Pague sus deudas existentes.  Las tarjetas con el interés sumamente alto toman dinero que puede ser útil en otras partes. Dedique cualquier dinero extra para liberarse de las deudas. Este es un buen momento para considerar un empleo de tiempo parcial o un empleo de fin de semana con el fin de pagar todas su deudas.

5. No adquiera ninguna deuda nueva. A menos que tenga reparaciones del hogar o del automóvil que no puedan esperar, retrase cualquier gasto mayor hasta que sus finanzas se lo permitan. Esté dispuesto a vivir sin excesos por un tiempo.

6. Inicie un fondo de ahorro.  Trate de abrir una cuenta de ahorros que quede disponible para emergencias. Prepárese guardando un 10 por ciento de cada cheque de su salario. Es una pequeña cantidad que casi nunca extrañará, pero que será de gran alivio cuando lo necesite.

Para más información, contacte a cualquier agencia miembro del NFCC.  Para localizar a la agencia más cercana, llame en español al 1-800-682-9832 ó visite www.nfcc.org

Compartir

Más artículos de interes