Las casas prefabricadas se han convertido en un alternativa para dejar de alquilar a medio plazo; sin duda buenas noticias para los que todavía son inquilinos

El mundo en el que crecieron los millennials es muy diferente al mundo que conocieron la Generación X y los Baby Boomers. La revolución digital, el uso generalizado de teléfonos inteligentes y la adopción de tecnologías disruptivas como el uso compartido de viajes y las aplicaciones de alquiler de vacaciones son solo algunos de los factores que han alterado el panorama social.

Lamentablemente, el aumento de la deuda estudiantil, el aumento de los precios de las viviendas y otros factores económicos han golpeado a muchos millennials y los han dejado creer que no pueden pagar por un hogar. Muchos sienten que han perdido el sueño americano y que nunca podrán comprar una casa.

Pero no importa su edad porque hay muchas formas de convertirse en propietario, solo tiene que pensar de una forma un poco más creativa.

El aumento del alquiler

Al observar las tendencias actuales, un estudio de investigación reciente descubrió que más hogares de Estados Unidos se están alquilando actualmente que en los últimos 50 años. Con un número creciente de inquilinos, a muchos les preocupa que el país se esté transformando en una nación de inquilinos en lugar de una nación de propietarios.

Esto es más evidente con la generación más joven, con las personas menores de 30 años representando el 50 por ciento de todos los inquilinos de EEUU.

No están alquilando porque es una opción económica, tampoco. Como muchos residentes saben en todo el país, los alquileres suben y suben. Entre 2012 y 2015, el alquiler medio ha subido un 8,24 por ciento, llegando hasta los 959 dólares. Cuando se combina eso con los servicios, un depósito y el alquiler del primer y último mes, es mucho dinero para gastar en algo que nunca será suyo.

Entonces, ¿por qué la gente elige alquilar? Una razón es que muchos no se dan cuenta de que, al igual que los teléfonos, los automóviles y otras muchas cosas que utilizamos a diario, los hogares han cambiado.

Las nuevas prioridades significan una nueva solución

A medida que aumenta la demanda de vivienda y los precios en viviendas nuevas y existentes siguen aumentando, las viviendas prefabricadas se han adaptado a los estándares de los compradores de vivienda por primera vez y ofrecen una solución para un mercado con pocas opciones asequibles y de calidad.

En 2016, el precio promedio de venta de una casa prefabricada sin tierra fue de alrededor de 70,600 dólares, es decir, un promedio de 48.82 dólares por pie cuadrado, lo que los convierte en una solución asequible para los inquilinos que buscan convertirse en propietarios.

“Creemos que las casas prefabricadas ofrecen una gran solución para muchas familias que buscan viviendas asequibles”, dice Eric Hamilton, presidente de Vanderbilt Mortgage and Finance Inc. “Trabajamos con nuestros clientes para ayudarlos a encontrar opciones de financiamiento que se ajusten a sus necesidades y circunstancias”.

Los inquilinos no tienen que continuar repartiendo un cheque mensual por algo que nunca poseerán. El mercado de la vivienda ha cambiado y con este cambio, las casas prefabricadas han brindado nuevas oportunidades para convertirse en propietarios. EC

Compartir

Más artículos de interes