Conozca la historia de Marcos de la Cruz, un inmigrante latino que vio como su vida se transformó de un momento a otro 

Marcos de la Cruz se estaba preparando para ir a trabajar. Era una mañana de abril del 2017. Acababa de hablar con su madre –a México– por teléfono. Tenía 39 años y vivía solo. Cuando estaba planchando su ropa, de pronto sintió que las piernas se le adormecieron. “Recuerdo que le hablé a mi novia para decirle que algo raro me estaba pasando, luego me dio un dolor de cabeza terrible y perdí el conocimiento. Cuando desperté iba en una ambulancia rumbo a un hospital. Me había dado un derrame cerebral”, dijo De la Cruz.

Lo más común es que los derrames cerebrales por lo general atacan a las personas de la tercera edad o con condiciones de riesgo como presión arterial alta, obesidad o diabetes. Pero Marcos no tenía ninguna de ellas. “Los doctores no encontraron la causa de mi derrame. Lo que yo creo es que tenía un defecto de nacimiento, una vena muy delgada en el cerebro que de pronto se rompió. Cuando llegué al hospital me operaron de inmediato, de lo contrario, me dijeron que hubiera muerto”, señaló.

Mayo es el mes de concientización de los derrames cerebrales y De la Cruz sirve de voluntario para advertir a los hispanos sobre esta condición que puede incapacitar a las personas. “Como voluntario les digo a las personas que se cuiden y que si tienen una condición de riesgo, como obesidad, diabetes o la presion alta, que vayan con su médico. También les digo que como una medida de prevención se compren una máquina portátil para revisar su presión sanguínea”, agregó.

Afortunadamente, Marcos pudo recuperar la mayor parte de la movilidad y el habla después de dos años de terapia. “Pude volver a caminar y hablar normalmente”, dijo. No fue fácil. Este inmigrante latino comenta que lo más difícil es tener paciencia para la recuperación. “No podía mover el cuello y los primeros 6 meses no podía decir una oración completa. Fue muy desesperante, pero me siento afortunado de lo que he logrado hasta ahora”, concluyó.

Datos importantes sobre los derrames cerebrales

• Los derrames cerebrales son la cuarta causa de muerte entre los latinos en los Estados Unidos. Mientras la edad promedio de tener un derrame entre los hombre blancos no-hispanos es de 80 años, entre los latinos es de 67. Un motivo es que tienen porcentajes altos de presión sanguínea descontrolada, diabetes, y obesidad, todos factores de riesgo para desarrollar esta condición. Además, la proyección es que los derrames cerebrales incrementen un 29% entre los hombre latinos entre ahora y el 2030, el mayor crecimiento de entre todos los grupos étnicos.

• El ataque o derrame cerebral sucede cuando se interrumpe el flujo sanguíneo al cerebro por culpa de un coágulo o una ruptura en una vena. Sin sangre rica en oxígeno, las células cerebrales mueren a un ritmo de 2 millones por minuto durante un derrame.

• Cuanto antes se solicite tratamiento médico, mas células cerebrales pueden salvarse. Por eso es importante conocer las señales de un derrame cerebral. La American Stroke Association enseña el acrónimo en inglés F.A.S.T. para recordarles las señales más comunes de un ataque o derrame cerebral.  Si usted nota lo siguiente: (F)ace drooping/Rostro caído, (A)rm weakness/Brazo débil, o (S)peech difficulty/Dificultad para hablar, es (T)ime to call 911/Tiempo de llamar al 9-1-1.

• La buena noticia es que el 80% de los derrames cerebrales pueden prevenirse con un estilo de vida saludable y controlando la presión sanguínea, el colesterol y dejando de fumar. Una vida saludable incluye comer alimentos nutritivos y hacer ejercicio regularmente. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes