Una campaña anima a las personas a tocar el tema del Alzheimer con tiempo para llevar un mejor manejo de la enfermedad 

Después de 30 años pintando edificios comerciales, Mario Martínez, de San José, California, estaba acostumbrado a horas agotadoras bajo un cielo bañado por el sol. Le encantaba su trabajo, pero después de pasar horas afuera estaba listo para irse a casa.

Mario se inclinó para recoger su pincel, rodillo y lata. Se volvió para mirar el trabajo de su día y se detuvo. Su corazón se hundió. Él sabia que algo estaba mal.

«Mario llegó a casa y me dijo que había pintado el lado equivocado de las puertas del edificio», dijo su esposa, Verónica. «Fue alarmante porque ha pintado edificios durante años y nunca cometió este tipo de error. Nos preocupó a los dos».

La pareja había notado que él parecía más olvidadizo recientemente, pero ninguno había compartido sus preocupaciones con el otro. Ahora que los lapsos de memoria de Mario estaban interfiriendo con su trabajo, era hora de hablar.

La difícil conversación de la pareja llevó a Mario al consultorio de su médico, y le diagnosticaron la enfermedad de Alzheimer.

Mario es uno de los más de 5 millones de estadounidenses que viven con Alzheimer, una enfermedad cerebral mortal que causa problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Cada 65 segundos, alguien en los Estados Unidos desarrolla la enfermedad de Alzheimer y es la sexta causa de muerte del país.

A pesar del creciente impacto del Alzheimer, muchas familias luchan por discutir el tema. Una encuesta reciente de la Asociación de Alzheimer revela que el 72 por ciento de los estadounidenses dice que hablar con familiares cercanos sobre el deterioro cognitivo sería un desafío para ellos. Sin embargo, tener estas conversaciones difíciles pero importantes antes puede prevenir una crisis, y mejorar las opciones y los resultados de salud.

Para alentar y ayudar a más familias a discutir problemas cognitivos antes, la Asociación de Alzheimer, en asociación con el Ad Council, ha lanzado la campaña «Nuestras historias», la cual presenta historias reales de personas que notaron cambios cognitivos en un miembro de la familia, y dieron el primer y difícil paso para iniciar una conversación.

«Es comprensible que muchas familias sean reacias a expresar sus preocupaciones y comenzar una conversación, pero hay buenas razones para hacerlo», dijo Ruth Drew, directora de servicios de información y apoyo de la Asociación de Alzheimer. «Hablar con tiempo puede permitir un diagnóstico temprano, algo que ofrece muchos beneficios importantes, como dar más tiempo para la planificación de la atención, llevar un mejor manejo de la enfermedad y brindar a las personas diagnosticadas una voz en su atención futura».

El sitio web «Nuestras historias» (alz.org/ourstories) ofrece a las familias herramientas y recursos, que incluyen iniciadores de conversación personalizables, una lista de los primeros signos y síntomas de la enfermedad de Alzheimer, los beneficios del diagnóstico precoz, una guía de discusión descargable y otros recursos. EC

Con información de Brandpoint

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes