Los niños disfrutan la temporada navideña a su manera, y uno de los momentos más emocionantes para ellos es cuando el día de Navidad encuentran bajo el arbolito los juguetes que le pidieron a Santa Claus.

Pero antes de elegir los regalos, el Papá Noel de cada hogar debe tener en cuenta la integridad física de sus hijos, ya que de acuerdo a un reciente informe de la Comisión de Seguridad de los Productos para el Consumidor (CPSC, por sus siglas en inglés), las lesiones relacionadas con juguetes aumentó respecto al año anterior.

Según las estadísticas, se detectaron cerca de 186,000 lesiones que requirieron tratamiento en salas de emergencias en niños de 15 y menores en el 2009, en comparación con aproximadamente 173.000 un año antes. 90.600 de esas lesiones las sufrieron niños menores de 5 años de edad.

La mayoría de las lesiones fueron a la zona de la cabeza y la cara, incluyendo los ojos. Las laceraciones, abrasiones y contusiones se mencionan como el tipo de heridas más comunes en estos casos.

Por este motivo, la organización Prevent Blindness America ha declarado el mes diciembre como el mes de los juguetes y los regalos seguros, y ofrece a los padres de familia los siguientes consejos de seguridad:

1. Examine los juguetes. Antes de comprar, revise los juguetes que su hijo reciba como regalos, y asegúrese de que son apropiados para la edad de su hijo y su nivel de desarrollo.

2. Incluya elementos de protección. Cualquier regalo que incluya equipo deportivo debe ir acompañado de elementos de protección (como una pelota de baloncesto con gafas, o un casco si se trata de una pelota y un bate de béisbol).

3. Avise a los familiares del niño. Haga recomendaciones a los miembros de la familia y amigos sobre los regalos que le parezcan apropiados para su hijo. Inspeccione estos regalos antes de permitir que su hijo juegue con ellos.

4. Separe los juguetes de acuerdo a la edad de los niños. Cualquier juguete que contenga la leyenda “requiere supervisión” debe ser utilizado siempre en presencia de un adulto. Mantenga los juguetes destinados a niños mayores lejos de los más pequeños.

5. Guarde las garantías y las instrucciones de cada juguete. Si es posible, también guarde el recibo de la compra. En caso de que un juguete esté roto o dañado, cámbielo o deshágase de él.

6. Tenga cuidado con las piezas sueltas. Evite los juguetes que disparan o incluyen piezas que salen volando, como rifles, pistolas, arcos y otros de los que se desprendan piezas pequeñas. Los niños pequeños tienden a poner las cosas en la boca, aumentando el riesgo de asfixia. Si la pieza de un juguete puede caber en un rollo de papel higiénico, el juguete no es adecuado para niños menores de 3 años. Además, cerciórese de que no contengan bordes afilados o puntiagudos.

7. Las baterías y los imanes son un serio peligro. En caso de niños pequeños, debe tener especial cuidado con juguetes que incluyan imanes. También asegúrese de que aquellos que requieran baterías para su uso estén bien sujetas y no se desprendan fácilmente. Si los imanes o las baterías se ingieren, podrían ocurrir graves lesiones o algo peor.
 
Para más información llame al 1-800-331-2020 o visite www.starpupils.org

Dirija sus comentarios a [email protected].

Más artículos de interes