José F. Sánchez. Los Angeles | 20 de enero de 2012

 

En la mayoría de las fiestas infantiles hay un elemento que se ha vuelto infaltable: los jumpers. Pero a pesar de que estos productos están hechos para que los pequeños se diviertan de forma segura, los accidentes suelen ocurrir, aunque casi siempre es por falta de vigilancia de los adultos.

 

Para evitar desaguisados con el uso de los también llamados brincolines, considere las siguientes medidas de seguridad:

 

• Lo primero que debe hacer es elegir con cuidado la compañía de renta de estos inflables, también conocidos como bouncers. Conocer sus pólizas de servicio le dará una idea de lo que puede esperar. Muchas veces son sus amigos o familiares quienes le pueden recomendar una compañía que les haya dado un buen servicio.

 

Antes de que le instalen el ‘jumper’, recorra el lugar para cerciorarse de:

• El área debe ser plana. Un brincolín no puede instalarse en un área en declive.

• Debe dejar una distancia libre de cinco pies alrededor del brincolín.

• Asegúrese de que no haya ramas o cables de luz que pudieran hacer contacto con el jumper.

• El inflable no debe ser colocado encima de las líneas de riego del jardín o sprinklers, ya que para fijarlo se usan estacas de hasta 40 pulgadas de largo.

• Marque el lugar por donde corren las líneas de agua, gas y electricidad, para evitar un golpe o perforación accidental.

• Limpie el área de piedras, juguetes, palos y escombros.

 

Luego de que el inflable esté listo, siga las recomendaciones de la compañía que se lo rentó. Por ejemplo, los niños no deben entrar el brincolín con zapatos, comida, ni bebidas. También es buena idea dividir a los niños por edades para que cada grupo entre por separado. Y lo más importante, supervise a los pequeños en todo momento. EC

 

Para más consejos de seguridad visite: https://www.bouncerdirectory.com/safety.html

SHARE

Más artículos de interes