Para ayudar a un niño que sufre de abuso o descuido, lo primero es reconocer el problema. La presencia de un solo indicio no es prueba suficiente de que haya ocurrido el abuso en una familia, pero vale le pena evaluar la situación si estos indicios aparecen con frecuencia o en combinación.

Estos pueden ser indicios de abuso o negligencia de menores:
El niño:
• Demuestra cambios repentinos en su comportamiento y en su desempeño escolar
• Tiene problemas de aprendizaje que no pueden ser atribuidos a una causa física o psicológica específica; se concentra con dificultad
• Siempre está alerta, como si algo malo le pudiera ocurrir
• Carece de supervisión adulta
• Es extremadamente retraído, pasivo o sumiso
• Llega temprano a la escuela y a otras actividades, se queda hasta tarde y no quiere regresar a su casa

El padre (o la madre):
• Demuestra poco interés por el niño
• Ha sido notificado de los problemas físicos o médicos del niño, pero el niño no ha recibido tratamiento
• Niega la existencia de los problemas del niño en casa o en la escuela, o culpa al niño por estas dificultades
• Pide a los maestros o cuidadores que utilicen fuerza física severa como método de disciplina si el niño se porta mal
• Piensa que el niño es por naturaleza malo, problemático o que vale poco
• Exige resultados físicos o académicos que el niño no puede alcanzar
• Muestra cierta dependencia afectiva con el niño; lo necesita para satisfacer sus necesidades emocionales; exige toda su atención
El padre (o la madre) y el niño:
• Raramente se tocan o se ven a la cara
• Consideran que su relación es completamente negativa
• Dicen no caerse bien

Si usted sospecha que un niño es víctima del maltrato y lo denuncia puede proteger a este niño y obtener ayuda para su familia. Cualquier persona interesada puede denunciar sospechas de abuso y negligencia de menores. Algunas personas (por lo común ciertos tipos de profesionales) están obligadas por ley a denunciar el maltrato de menores en ciertas cir-cunstancias. A estas personas se les llama “denunciantes obligados”.

Para averiguar cómo y dónde puede hacer una denuncia, llame a su oficina local de servicios de protección de menores o a su departamento de policía. Usted puede obtener información adicional y el número de contacto de la persona adecuada comunicándose al número de Childhelp® para la prevención del abuso de menores: 1-800-4-A-CHILD (800-422-4453).
Para encontrar más recursos en español sobre el abuso y el maltrato de menores visite www.childwelfare.gov/spanish.
 
Información cortesía de Child Welfare Information Gateway

 

SHARE

Más artículos de interes