La temporada de cosecha en suelo norteamericano abre posibilidades de que compañías o patronos soliciten la mano de obra de campesinos mexicanos, claro, luego de que hayan agotado los recursos para llenar las plazas con trabajadores locales.

Atraídos por salarios equivalentes a diez veces el promedio de lo que pagan en sus localidades, miles de ciudadanos mexicanos, pasaporte en mano, realizan el cotidiano cruce antes del alba, pasan por la aduana y se adentran en territorio estadounidense apoyados por el programa de trabajadores temporales que otorga la visa H-2A para este propósito.


Catholic Relief Services (CRS) ha invertido muchos recursos en apoyar a los trabajadores agrícolas mexicanos para ayudarlos a obtener esta visa.


Hasta hace poco operaba el Centro Independiente de Trabajadores Agrícolas (CITA), una organización binacional sin fines de lucro, creada en colaboración con las diócesis de Tucson (Estados Unidos) y Mexicali (México). El proyecto hoy en día se encuentra en un proceso transicional conforme CRS estudia el programa de visas H-2A con el fin de mejorar los servicios a los trabajadores agrícolas.


La idea es ayudar a unir mexicanos en busca de trabajo con empresarios agrícolas estadounidenses. El programa registró a más de 10 mil candidatos en menos de un año, y gran parte de la publicidad se dio de boca en boca.


El gobierno de Estados Unidos estableció el programa de trabajadores agrícolas temporales para aliviar la escasez de mano de obra, complementando la fuerza de trabajo local fácilmente asequible con trabajadores temporales de países como México.


Una vez que los empleadores han contratado la totalidad de la fuerza de trabajo local disponible, entonces pueden acudir al gobierno para que los autorice a traer trabajadores temporales para realizar labores de cultivo y cosecha en sus campos.


El costo de solicitar una visa es de $400, una suma prohibitiva para la mayoría de los aspirantes, de modo que CITA ofrecía un pequeño préstamo sin intereses a los más pobres entre los pobres con el fin de darles la oportunidad de le-vantarse de la pobreza.


Usted también puede ayudar a estos trabajadores con una donación deducible de impuestos que puede hacer por internet (www.crsespanol.org), por correo o llamando al 1-800-736-3467. EC

Información cortesía de GobiernoUSA.gov

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes