Hace 50 años John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr debutaron en América

Los Beatles viven medio siglo después de haber puesto un pie en Estados Unidos. Los encargados de recordarlos fueron una banda tributo, Beatlemania Now, que volvió a hacer sonar la música del mítico cuarteto de Liverpool la semana pasada en Washington, al cumplirse medio siglo de su primer concierto en Estados Unidos. Unas 3.000 personas asistieron al concierto conmemorativo en el Uline Arena, un antiguo pabellón deportivo de la capital estadounidense reconvertido ahora en aparcamiento y conocido en su día como Washington Coliseum, donde hace 50 años John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr debutaron en América.

Todo estaba pensado para recrear las andanzas de Los Beatles aquel 11 de febrero de 1964: además del escenario, repitió el telonero de entonces, Tommy Roe y también la banda tributo tocó las canciones en idéntico orden y empezando a la misma hora que hace medio siglo. Incluso el frío, presente hace 50 años –cuando había más de 20 centímetros de nieve–, se apuntó a la velada y compartió protagonismo con la música.

Tampoco faltaron ni los flequillos ni los trajes grises característicos de Los Beatles con los que se atavió el cuarteto de tributo para que el mimetismo fuera total. Fue una noche para la nostalgia también, para unos porque reeditaron las vivencias de hace cinco décadas y para otros porque fantasearon con haber estado allí y, de hecho, aplaudieron, cantaron y bailaron como si los imitadores fueran los originales.

La mayor parte de quienes asistieron al concierto ni siquiera habían nacido cuando Los Beatles cruzaron el Atlántico por primera vez, una juventud que prueba el buen envejecimiento de las canciones de los “cuatro fabulosos” de Liverpool. Con “Roll over Beethoven” abrió Beatlemania Now y a continuación fueron llegando “I want to hold your hand”, “All my loving” o “She loves you”, hasta que con “Long Tall Sally” se completaron los 12 temas interpretados por el grupo en 1964.

Sin embargo, después añadieron otros grandes éxitos de la banda para saciar el hambre de Los Beatles de un público que había pagado 45 dólares por asistir al concierto de pie y 100 dólares por presenciarlo sentado. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes