Luca Verne. Los Angeles | 30 de marzo de 2012

 

En una época en la que los revival en tres dimensiones han alcanzado un auge importante en Hollywood, ‘Titanic’, la segunda película más taquillera de la historia del cine, regresará con fuerza el 6 de abril en todo Estados Unidos, como una cinta nueva, compitiendo en taquilla con los nuevos gigantes de la pantalla. Será la gran oportunidad de nostálgicos de la elocuente cinta de James Cameron, que en su momento arrasó en todos los sentidos, en lo financiero y lo sentimental.

 

Con los años, “Titanic” se ha convertido en un clásico, una reposición habitual en televisión y una de las películas más veneradas de la historia del cine, más quizá por los efectos especiales y por la reconstrucción del accidente que por la historia en sí, un tanto melodramática pero entretenida el fin y al cabo, una buena forma de seguir algo más que el hundimiento del transatlántico más famoso de todos los tiempos, engullido por las gélidas aguas del Atlántico Norte en la madrugada del 15 de abril de 1912.

 

Durante unas semanas, Leonardo Di Caprio y Kate Winslet volverán a compartir la aventura de enamorarse a bordo, a través de la historia de Jack Dawson y Rose DeWitt Bukater, una mujer de clase alta sometida por los efluvios amorosos de un aventurero americano, un viajero en tercera clase de un barco con todo tipo de lujos.

 

Cameron, fascinado con el barco y su historia, realizó una reconstrucción precisa del hundimiento, contado en detalle y con una calidad visual desbordante, transportando al espectador hasta esa zona del mundo, en la noche en la que murieron 1.514 personas, ahogadas o engullidas por el coloso.  

 

Todo ello en tres dimensiones y de la mano del propulsor del fenómeno, después del taquillazo colosal de “Avatar”, hasta ahora, la número indiscutible en el ránking de las más recaudadoras.  

 

Y es que la expectación en torno a la cinta ha crecido tras su paso por las 3D. Cameron, un severo crítico hacia algunos directores en la industria por su conversión de baja calidad a la nueva tecnología, señaló en su momento que se iba a tomar el tiempo necesario para que los efectos estuvieran a la altura de ‘Avatar’, el filme que marcó un antes y un después en esta tendencia.

 

El director de ‘Terminator’ indicó que le haría falta entre seis meses y un año para completar la transformación de su gran éxito de 1997, una cinta con la que ganó 11 Oscar, incluyendo el de mejor director y mejor película.

 

Además de los galardones, también resultó un éxito rotundo en taquilla, superando los 1.800 millones de dólares de recaudación a nivel mundial. Solo Avatar, con 2.700 millones, ha conseguido superar su marca.

 

Ahora, con su vuelta a los cines en 3D, podría recortar sustancialmente la distancia. Pese a no ser una película nueva, la aventura de Jack y Rose en el hundimiento del mítico transatlántico en abril de 1912, sigue teniendo mucho interés entre el público estadounidense. Además de los excelentes efectos especiales, el reestreno coincide con el 100 aniversario de su desaparición tras chocarse contra un iceberg en el Atlántico.

 

Podría sumarse al éxito de ‘El rey león’, que con su vuelta a las salas de cine se embolsó otros 168 millones de dólares adicionales a los más de 300 que recaudó en 1994. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes