Luca Verne. Los Angeles | 30 de abril de 2012
 

A simple vista, “Los Vengadores”, que se estrena el próximo 4 de mayo en Estados Unidos, parece una de las numerosas adaptaciones de un cómic a la gran pantalla, pero en realidad es mucho más que eso: es una fiesta para los amantes de los superhéroes por tratarse de una congregación, un esfuerzo colectivo para salvar al mundo.

 

También es la explotación de un filón que de momento parece inagotable, una saga de los dibujos de Marvel bajo la bandera de los estudios homónimos que ha conseguido mantener vivas cinco franquicias sin perder la intensidad en ninguna de ellas.

 

Todo comenzó con “Iron Man” en 2008, con Robert Downey Jr. como protagonista, y después se unió a la causa “El increíble Hulk”, la historia del hombre verde de grandes músculos y fuerza desproporcionada. Ambas cintas han corrido distinta suerte en taquilla, con “Iron Man” en puertas de una tercera entrega con parte del capital proveniente de China.

 

“Hulk”, por su parte, ha tenido que cambiar de protagonista tras la renuncia de Edward Norton y ahora se encargará Mark Ruffalo de hacer el papel en “Los Vengadores”. Ya en 2010 se incorporaron “Thor” y el “Capitán América”, siempre con buenas acogidas de público y encumbrando a dos nuevos héroes de la pantalla, Chris Hemsworth y Chris Evans, listos para las secuelas que puedan llegar.

 

Tanto “Thor 2”, en proceso de producción, como la secuela de “Capitán América”, están previstas para estrenarse en 2013 y 2014 respectivamente, recogiendo el testigo de “Los Vengadores”, la primera aventura conjunta en la que estarán todos ellos, cada uno haciendo buen uso de sus poderes.

 

En el filme participan desde Downey Jr. hasta Evans y Hemsworth pasando por uno de los grandes atractivos de la película: Scarlett Johansson en el papel de la viuda negra, una mujer trabajando para organización Shield en busca de paz mundial pero con sus propias armas.

 

“Nunca había hecho algo como esto antes”, dijo la actriz de 27 años. “Nunca me he dejado llevar por algo físicamente, por algo tan grande. Para esta película, pasé muchos meses trabajando con el equipo de efectos especiales y luchando contra todos los actores. Es una locura, no hago más que pelear todo el tiempo en esta cinta”, indicó.

 

Además de sus poderes como guerrera está el arte de la seducción que también practica en la cinta. De hecho, Johansson confesó que fue un papel sexy de interpretar, puesto que debajo del ceñido traje negro que luce en la cinta no llevaba nada puesto por el calor y la humedad reinante.

 

Y luego está Samuel L. Jackson, que con su enésima participación en un blockbuster agrandará su leyenda como el actor más rentable de todos los tiempos. Se ha conseguido meter en casi todo lo que ha supuesto dinero para los estudios, aunque sea con papeles secundarios como en “Iron Man”, y parece feliz y dispuesto a seguir rodando secuelas de las franquicias.

 

Los estudios Marvel siempre han sabido elegir los directores de sus películas, en el caso de “Los Vengadores” la elección de Joss Whedon resulta un tanto orgánica, ya que se trata de un escritor nato de cómics y se hizo también cargo del guión.

 

Para Robert Downey Jr., Whedon es un tipo duro que tiene el liderazgo que se necesita. “Joss fue la persona adecuada. Creo que además del casting, lo mejor de Marvel es que eligen a los directores correctos para sus proyectos. Siempre hay un anuncio emocionante, pues en realidad nunca lo hubiésemos pensando, pero en retrospectiva tiene todo el sentido (su elección)”, asegura el actor.

 

Se trata de una perfecta comunión entre el público y los estudios, satisfechos unos por las nuevas aventuras fantásticas y los efectos especiales, y contentos otros por un negocio redondo que no parece tener fin. Y con la segunda entrega de “Los Vengadores” ya en el disparadero. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes