Uno de los mayores problemas es, obviamente, la andanada de clichés que pululan en la cinta, por lo que se siente fragmentada y con un ritmo inconsistente, y aunque la propuesta es algo como una mezcla entre una cinta de Tyler Perry y una de Quentin Tarantino (en papel no suena tan mal la idea), la mala ejecución de “Next Day Air” no entrega las recompensas que uno esperaba.

Entre las pocas cosas respetables de la cinta, se encuentra por supuesto la presencia de Yasmin Deliz, quien desafortunadamente no contó con mejores líneas para sacarle más provecho a su papel de impulsiva latina (que acá entre nos también tiene mucho de cliché) y Mos Def, quien con sus apariciones se roba más de nuestra simpatía que el resto de los personajes.

Ojalá la próxima entrega de Boom sea mejor que su ópera prima y ojalá tenga una historia que no caricaturice a la comunidad afroamericana ni a la latina.

 

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes