Luca Verne. Los Angeles | 26 de marzo de 2012

 

Se avecinan tiempos de avalancha de cuentos de hadas en Hollywood, una moda a la que se ha apuntado hasta la ilustre Julia Roberts, protagonista y villana de una de las dos cintas de Blancanieves que verán la luz en breve, “Mirror Mirror”.

 

Roberts es la cara visible de un largometraje que los críticos en Hollywood no han parado de comparar con “Snow White and the Huntsman”, con Charlize Theron en el papel de princesa malvada con ansias de acabar con la más bella del reino, la inocente Blancanieves.

 

“Nunca la he conocido por lo que no podría decir qué clase de actriz es para entretenimiento de la prensa”, dijo Roberts entre risas en la rueda de prensa de promoción de la cinta.
Tan directa y segura de sí misma como suele ser habitual, la protagonista de “Pretty Woman” confesó que pese a la tendencia actual “nunca he tenido ningún interés en cuentos populares hasta que Tarsem (Singh), el director, me llamó y me atrapó como solo él sabe hacer. Cuando me llamaron para explicarme a secas que iban a hacer una adaptación de Blancanieves no me llamó la atención en absoluto”.

 

En cuanto a su papel en particular, dijo que “fue divertido meterme en el papel de esta malvada porque pude hacer lo que quise, descarrilar en cualquier dirección. Fue divertido porque no me tuve que preocupar por la realidad del personaje como en otras cintas”.

 

Después de “Alicia en el país de las maravillas” de Tim Burton, varios estudios además de Disney se han ido haciendo con los derechos de cuentos populares de todos los tiempos, apuestas seguras en tiempos de crisis y donde pocos guiones originales están logrando financiación.

 

La que protagoniza Roberts es mucho más ligera, familiar y desenfada que “Snow White and the Huntsman”, que se estrenará en junio y que se ha decantado por una versión más seria y tenebrosa del cuento, con Theron en el papel de la princesa malvada y Kristen Stewart en el rol de Blancanieves.

 

Pese a esa versión más suave del cuento infantil y con un marcado acento cómico, para Roberts no es una película apta para que la vean sus tres hijos, dos gemelos de 7 y el pequeño de cuatro años y medio. “Creo que son demasiado jóvenes considerando el papel que interpreto”, dijo la actriz en una entrevista reciente. “Tenemos una política bastante rígida en lo que se ve en nuestra casa”, explicó Roberts, casada con el director de fotografía Danny Moder. “Somos más gente de libros en casa. Nos gustan las historias, la poesía y hablar, compartir ideas”, una irónica explicación para un matrimonio que vive del cine.

 

Además de Roberts, la cinta ha supuesto un espaldarazo importante para Lily Collins, la hija del músico y cantante Phil Collins, protagonista de la cinta en el papel de Blancanieves. Es el papel más importante para la joven británica de 22 años, que antes de este rol participó en programas de televisión y en “Blind Side”, la película que le supuso un Oscar como mejor actriz a Sandra Bullock.

 

Completan el reparto el siempre cómico y versátil Nathan Lane en el papel de Brighton, Armie Hammer, conocido por su papel en “The Social Network” y Sean Bean metido en la piel del rey. Todos ellos dirigidos por Singh, un realizador indio que aceptó la oferta cuando supo que no iba a ser una película “de extremos sino divertida y familiar”.

 

Con esos ingredientes, el reparto confía en sacar adelante la propuesta, y si no es en cuestión de críticos, al menos superar a la otra versión en taquilla y en el favor del público. La comparación será inevitable y quedará servida, pase lo que pase. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes