Luca Verne. Los Angeles | 27 de julio de 2012

No hace falta que hayan pasado 50 años para que una película vuelva a revivir en Hollywood, y más con la falta de imaginación que impera. Total Recall es el ejemplo perfecto de lo que aún permanece en la memoria colectiva de muchos y que en agosto volverá a las carteleras.

Se trata de la adaptación del entonces polémico filme de Paul Verhoeven de 1990, una versión con Arnold Schwarzenegger de protagonista y con Sharon Stone como su compañera sentimental en Marte, como parte de una complicada trama sobre la mente, la política y el control de los planetas.

En América Latina, el filme fue difundido como “El vengador del futuro”. Escrita por Ronald Shusett, Dan O’Bannon y Jon Povill se fundamenta en un relato de Philip K. Dick. Fue la película que lanzó al estrellado a la actriz Sharon Stone.

La cinta fue más que un mero thriller por sus efectos especiales y por la banda sonora, compuesta por Jerry Goldsmith. Además, Verhoeven, director de la inolvidable instinto básico, provocó al público y a la crítica por la violencia gráfica de la acción.

Especialmente criticada fue una escena en la que Schwarzenegger, que interpreta a un personaje perseguido en Marte por un tirano y su séquito, usa a un transeúnte del metro en el planeta rojo como escudo humano después de una matanza considerable en las escaleras mecánicas.

Esta nueva versión, por su parte, mantiene una conexión constante con la cinta de Verhoeven, aunque con un nuevo escenario y, por supuesto, personajes en las antípodas de la primera.

De Schwarzenegger se ha saltado al irlandés Colin Farrell y de Sharon Stone a la británica Kate Beckinsale, una mujer que ha declarado en numerosas ocasiones que las películas de acción no son lo suyo, pero que últimamente no hace otra cosa.

Después están la atractiva Jessica Biel y Douglas Quaid, que da vida a un obrero de la construcción en la Tierra obsesionado con ir a Marte tras tener muchas pesadillas.

Quaid acude a una agencia especializada en vacaciones a través de implantes en el cerebro que proporcionan todo tipo de experiencias a la carta, un punto de inflexión en el que todo empieza a torcerse. Descubre que ya había estado en Marte cuando toda una colonia comienza a saludarlo y que, en lugar del obrero de la construcción que había creído ser, resulta formar parte de la resistencia contra el tirano que controla el oxígeno en el planeta rojo.

Todo ello bajo la batuta de Len Wiseman, acostumbrado a dirigir cintas de acción, y a su mujer, Kate Beckinsale. Wiseman ha sido el encargado de manejar los destinos de la franquicia Underworld (con Beckinsale de protagonista) además de la cuarta parte de Die Hard, con Bruce Willis de rudo policía neoyorquino.

Farrell asegura que es difícil establecer una diferencia entre la primera versión y ésta, ya que una la conoce de haberla leído y prácticamente haberla experimentado, y la otra por ser fan desde hace tiempo.

Sin embargo, añade que es complicado señalar las diferencias, ya que cada película tiene la influencia particular de su director. Esta última es mucho más conceptual, tratará el aspecto así como también el sentimiento. “La nuestra se sentirá muy diferente, no quiero decir que sea más oscura ni más pesada, pero sí más dramática”, señaló.

Total Recall podría convertirse en la dosis perfecta de acción y ciencia ficción del verano para el sediento público adolescente. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes