Luca Verne. Los Angeles | 21 de septiembre de 2012

El mundo de la animación, uno de los pocos campos con terreno para conceptos frescos en Hollywood, pasa por momentos de gloria y “Hotel Transylvania”, que se estrena en Estados Unidos el 28 de septiembre, es uno de ellos.

Se trata de una cinta del debutante Genndy Tartakovsky bajo la bandera de los estudios Sony, que pese a llevar un nombre nuevo detrás de las cámaras, han apostado con fuerza por un elenco que haga ruido y se convierta en un importante tirón en taquilla.

En cabeza está el comediante Adam Sandler, responsable de darle voz al personaje de Drácula, dueño de un particular hotel de lujo para los monstruos más ilustres del lugar. La trama gira en torno a la fiesta de cumpleaños que organiza para su hija Mavis, (interpretada por la cantante Selena Gómez), que cumple 118 años.

En esa fiesta irrumpe un invitado inesperado llamado Jonathan (Andy Samberg), un humano en un hotel para monstruos y una amenaza para Drácula en su intento de evitar que su hija se enamore de él.

Además de los tres primeros espadas, completan el reparto Steve Buscemi, Cee Lo Green, Kevin James, Fran Drescher y Molly Shannon, en una cinta que espera dominar la taquilla con una recaudación millonaria. Miley Cyrus también iba a formar parte del proyecto, inicialmente vinculada al personaje de Mavis, aunque fue su colega en el mundo de la canción la que finalmente se hizo con el papel. “He podido poner muchas cosas de quien soy en este personaje”, dijo Gómez, emocionada por haber podido trabajar en un papel de animación. Aunque suena a proyecto atado y meticulosamente planeado por los estudios en cuestión, “Hotel Transylvania” pasó por muchas manos antes de llegar a ser lo que es.

En total, fueron seis los directores responsables de la cinta de animación, cambios de batuta marcados por desavenencias con el guión o el estilo que Sony pretendía darle al filme. Finalmente fue el ruso Genndy Tartakovsky el designado para completar la película, un debutante conocido por trabajos como “Dexter’s Laboratory”, “Samurai Jack”, “Star Wars: Clone Wars”.

El moscovita no sólo ha logrado hacerse con el trabajo, siendo su debut como director, sino que le dio forma al libreto, cambiando lo escrito hasta entonces en manos de otras colegas.

“Usé toda la estética de la animación en dos dimensiones y las apliqué en esta cinta”, dijo el ruso nacionalizado estadounidense. “No quiero hacer animación que imite a la realidad, quiero empujar los límites de la realidad”.

Además, Tartakovsky se propuso la difícil tarea detener firma, logrando que la película tenga momentos únicos e identificables con su estilo. Esa rúbrica ha quedado reflejada en el videojuego que ha precedido al estreno de la película, un producto puesto en marcha por Sony en el que los participantes pueden encargarse de dirigir el hotel y de atender a sus propios huéspedes.

Es parte de una racha creativa de los estudios, que cumplen su décimo aniversario este año. Además de “Hotel Transylvania” en tres dimensiones, están trabajando en la segunda parte de su versión animada de los pitufos y en la secuela de “Cloudy With a Chance of Meatballs”.

También están preparando una vuelta del personaje de Popeye a la gran pantalla, una historia que ya explotó Disney a través de Robin Williams en un largometraje de 1980. De momento, las expectativas son muy altas en la primera cinta que une a Frankenstein, Drácula, el hombre invisible y el hombre lobo, una convención de personajes de leyenda bajo el mismo techo, en un hotel con las curiosidades del mundo de la animación y con un humano como testigo de la creación. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes