Luca Verne. Los Angeles | 26 de octubre de 2012

En tiempos de crisis, económica y moral, todo el mundo agradece un héroe con una historia de superación y humanidad que contar. Y la del capitán Whip Whitaker, interpretado por Denzel Washington en uno de los mejores papeles de su vida, tiene todos esos componentes, la de un hombre que fue capaz de salvarle la vida a todos los pasajeros a bordo de un avión que en manos de cualquier otro piloto se hubiera estrellado sin remedio.

“Flight”, dirigida por Robert Zemeckis, es la reconstrucción de ese terrorífico accidente, un fenómeno que llama la atención de cualquier que se haya subido a un avión en su vida. Dicen los guionistas del proyecto que la historia está basada en el accidente mortal del vuelo de Alaska Airlines entre Puerto Vallarta y Seattle, Washington, que acabó chocando contra el Pacífico por un problema técnico descubierto en pleno vuelo y a una altitud de 31.000 pies.

Aunque en este caso el giro es muy diferente, ya que el papel que interpreta Washington termina por salvar a todo el mundo con una pericia envidiable a los mandos, con el avión perdiendo altura a una velocidad tremenda y con la muerte segura para todos los integrantes. Finalmente, el capitán Whitaker entra con el avión invertido y logra que tome tierra sin que fallezca nadie.

El desenlace por supuesto es un recibimiento pletórico de los medios cuando sale del hospital aunque le espera una sorpresa desagradable, un examen médico en el que se concluye que bebió la noche antes de pilotar el avión, exponiendo ante el mundo su problema de alcoholismo y desmontando un tanto su mito recién construido.

De ahí la intensidad del papel que interpreta Washington, una cinta centrada en ese solo personaje aunque con un reparto de importancia a su alrededor como John Goodman en el papel de Harling Mays, Kelly Reilly como Nicole Maggen y la ganadora de un Oscar a la mejor actriz secundaria, Melissa Leo, metida en la piel de Ellen Block.

De momento, la crítica ha acogida la cinta de Zemeckis con mucho agrado. Y para Washington es un escalón más en su andar como actor de peso, una estrella indiscutible. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes