Pablo Scarpellini. Los Angeles | 25 de mayo de 2012

Algunos la sitúan al borde del abismo, aunque ella dice que ya ha estado allí. Una hipérbole para hablar de otra, el final de una saga tan desquiciante como “Twilight”, uno de los mayores fenómenos de adolescentes de la última década. Kristen Stewart está más que preparada para darle santa sepultura a Bella Swan y seguir con su vida, no sin antes de dar las gracias por todo lo que ha supuesto semejante aventura.

Ahora, de hecho, anda pensando más en cuentos populares que en vampiros.  Después de meses de rodaje en los bosques de Inglaterra, la actriz de 22 años está ansiosa por compartir la versión de Rupert Sanders de Blancanieves en “Snow White and the Huntsman”, junto a Charlize Theron y Chris Hemsworth, con la cabeza puesta también en cintas independientes como “On the Road”, basada en la célebre novela de Jack Kerouac. Le queda mucho camino por andar.

¿Cómo percibe que será su carrera después de Bella Swan?
He sido muy afortunada de poder hacer diversos papeles entre película y película de “Twilight”, por lo que no ha sido tan intenso. De todas formas, cuando te dedicas a algo con todo tu corazón, no te deja tranquilo hasta que no acaba, así que por una parte me sentiré aliviada de que esa presión se termine.

¿Hasta qué punto le ha cambiado la vida?
He podido vivir en ese mundo durante mucho tiempo y me siento llena, pero no siento que ahora empiece una nueva fase de mi vida porque nunca me sentí atrapada por ello.

¿Le sorprendió el fenómeno?
La verdad es que no podía anticipar semejante éxito porque nunca he hecho algo que tuviera éxito en toda mi vida (dice entre risas). No te puedes preparar para una cosa semejante.

¿Cree que Bella Swan será el rol que la defina para siempre?
Sé que la gente siempre me identificará con ella y que ese papel ha tenido una mano en darme todo lo que tengo, que es mucho. Es indudable que “Twilight” siempre estará en mi vida, pero si pienso en que sea el personaje que me defina a nivel personal, probablemente no.

Ahora vuelve con Blancanieves, justo cuando se estrena otra versión del cuento con Julia Roberts. ¿Es eso señal de la falta de imaginación en Hollywood o de no querer arriesgar en nada nuevo?
Probablemente sea una combinación de ambas cosas. Hay muchas críticas, y estoy de acuerdo en parte, en que no hay material original, y que, en vez de creer en algo que inspire, si no es una apuesta segura, se deja guardado.

¿Qué le motivó a aceptar estar versión en particular?
Trabajar con Charlize Theron fue una de las motivaciones para hacer algo como Blancanieves, pero el guión fue lo que me hizo decidirme. Me gustó mucho Rupert (Sanders), así que me gustó mucho trabajar con él.

¿Qué clase de cine le mueve estos días?
La verdad es que no veo prácticamente nada. Mentiría si dijera lo contrario.

¿Cree que tiene el nivel para estar ahí arriba, para llegar a la estela de los grandes intérpretes?
Quiero hacerlo, pero no estoy segura de si podré conseguirlo. No hago esto para pasármelo bien, eso seguro. No es lo que motiva. Es algo extraño, pero busco proyectos que me lleven a algún sitio.

¿Cómo le ha cambiado el genio las películas que ha hecho?
Todos los días te vas a casa con una perspectiva diferente a través de las películas. Creo que hacer cine me ha cambiado la forma de ser. Ahora estoy más a gusto con el hecho de ser más extrovertida. Estoy más cómoda siendo quien soy.

¿Le molesta menos la invasión en su vida personal que cuando comenzó?
Me importa menos porque me ha dado cuenta de que no tengo que hablar de nada de lo que no quiero hablar. Al principio me costaba no contestar preguntas por educación, pero ahora simplemente no lo hago. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes