Los estudiantes que están a punto de graduarse de la “high school” han trabajado duro durante tres años, tomando exámenes, completando proyectos y preparándose para ser admitidos en la universidad. Pero cuando llega el último año de escuela, algunos sólo quieren terminar con las solicitudes de admisión y relajarse.

A este fenómeno se le conoce como “senioritis”. Pero en vez de ayudar al estudiante, podría perjudicarle más de la cuenta.

Aflojar el paso en este punto del camino no sólo pone en riesgo las posibilidades de éxito del estudiante en la universidad, sino que además puede afectar sus calificaciones. Y los responsables de seleccionar en las universidades se fijan muy de cerca en los resultados del último año de escuela.

Muchas solicitudes de admisión de universidades exigen al estudiante una lista de las clases tomadas en el doceavo grado, incluyendo información acerca de niveles académicos y créditos. Será muy obvio para los reclutadores si el estudiante ha decidido “tomarse un descansito”.

Muchas universidades también incluyen en sus solicitudes de admisión un formulario llamado el informe de calificaciones de mediados de año. El asesor del estudiante llena ese formulario con las calificaciones obtenidas a mediados de año y lo envía a las universidades, que lo consideran una parte crucial para la admisión.

Si el estudiante es aceptado, muchas cartas de aceptación de las universidades incluyen advertencias a los estudiantes en las que se dice que “la entrada a la universidad está condicionada a que prosigan sus buenos resultados”. Esto significa que las universidades se reservan el derecho a negarle la entrada en caso de que caigan sus calificaciones durante el último año.

Para fortalecer la admisión a la universidad, el estudiante debería tomar las clases más difíciles que estén disponibles y asegurarse de que continuará tomando asignaturas que le ayuden en la universidad. También debería considerar la posibilidad de tomar clases AP (de nivel universitario).

También ayuda el hecho de que el estudiante continúe involucrándose en actividades, deportes, trabajo comunitario, etc.  Además, un trabajo como pasante en una empresa dentro de la carrera elegida puede ayudarle a motivarse para empezar la universidad bien enfocado.

Para más información visite www.collegeboard.com/padres

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes