El español ganó su decimosexto torneo de Grand Slam y se puso a tres del suizo Roger Federer

Así como en el fútbol hay una competencia directa entre Lio Messi y Cristiano Ronaldo por ser el mejor del mundo, en el tenis no se quedan atrás el español Rafael Nadal y el suizo Roger Federer. Los dos van codo a codo por la supremacía del deporte blanco. En los últimos años se han repartido los torneos más importantes del mundo, si acaso con un tercero en discordia que les mete presión a ambos, el serbio Novak Djokovic.

El pasado fin de semana un sereno, pero bien templado Nadal, arrasó en tres sets al sudafricano Kevin Anderson en la final del Abierto de Estados Unidos. Fue el trofeo número 16 para el de Mallorca y con eso se puso a tres de distancia de Federer. A pesar de esta brecha, el español aparece en el número uno de la lista.

Anderson no le dio pelea a Nadal. No se la dio tampoco en sus cinco enfrentamientos anteriores. Pero Rafa dijo que de ninguna manera estuvo calmado, sino que sintió nervios como en cualquier partido importante. También declaró que no piensa mucho en eso de alcanzar a Federer en el número de títulos, aunque por dentro lo debe tener entre ceja y ceja, toda vez que la edad muy pronto le podría significar un punto a su favor. Nadal ya tiene 31 años, pero su rival suizo le lleva la delantera con 36.

El triunfo fue el tercero en este certamen. Ya antes lo había ganado en el 2010 y 2013, ambos con más resistencia que este último. Se le nota entero y enfocado en lo que le espera más adelante. Sabe que no debe parar, pero tampoco forzar la máquina. A su alrededor están a la espera dos figurones del tenis que no doblarán los brazos: uno no dejándose alcanzar, y otro (Djokovic) acercándose peligrosamente. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes