El argentino consigue su quinto Balón de Oro en la gala de Zurich, dos más que Cristiano Ronaldo, Marco Van Basten, Johan Cruyff y Michel Platini

Leo Messi ya es de oro. Para la consideración del personal, quedará para siempre el debate de si es o no el mejor jugador de la historia, aunque ahí quedan sus 5 balones de oro, después del último conquistado en Zurich la semana pasada.

El genial jugador argentino se encargó de liderar el éxito barcelonista en la gala suiza, completado con el premio a Luis Enrique Martínez como mejor entrenador del año y con la presencia de cuatro azulgranas en el equipo ideal de 2015.

A su 28 años, Leo Messi ha aumentado su leyenda. Su victoria resultó incontestable, fruto del magnífico año del Barcelona, su equipo de siempre, con el que ha ganado este año cinco títulos: la Liga y la Copa españolas; la Liga de Campeones, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes.

El argentino consiguió el 41,33 por ciento de los votos por delante de Cristiano Ronaldo (27,76) y de Neymar (7,86).

 “Los cinco trofeos conquistados en estos años son mucho más de lo que imaginaba, de lo que soñaba cuando era chiquito”, dijo el astro, humilde como acostumbra a ser. “Doy las gracias a mis compañeros, porque sin ellos esto no sería posible. Por último quiero agradecer este trofeo al fútbol en general, por todo lo que me hizo vivir, tanto lo bueno como lo malo. Eso me hizo crecer en la vida”.

Messi no falta a la cita con el gran premio del fútbol mundial y ha sido finalista en las últimas nueve ediciones. Ha sumado cinco, dos más que un magnífico grupo de jugadores que encabeza su gran rival histórico -Cristiano Ronaldo- y que incluye a grandes mitos del fútbol como Johan Cruyff, Michel Platini o Marco van Basten, todos ellos con tres cetros.

Además, Leo Messi también ha sido incluido en el once ideal del año junto con otros tres compañeros más del Barça: Andrés Iniesta, Dani Alves y Neymar.
El rosarino, que lució un sobrio esmoquin negro, hizo valer el peso de sus números. Ha finalizado el año con cinco títulos -solo se le escapó al Barça la Supercopa de España a manos del Athlétic-, y ha conseguido 51 goles y 26 asistencias en los 61 partidos disputados, motivos suficientes para volverse a llevar a casa la bola dorada de los diez kilogramos.

El año del Barça también se ha reflejado en la elección de Luis Enrique Martínez como mejor entrenador. El técnico español, ‘alérgico’ a los premios, no ha viajado a Zúrich para recibir el galardón y ha sido recogido por Robert Fernández, el director técnico azulgrana. Luis Enrique superó en las votaciones a Pep Guardiola (Bayern de Múnich) y al seleccionador chileno Jorge Sampaoli. Obtuvo el 31,08 por ciento de los votos, por el 22,07 conseguido por Guardiola y el 9,47 de Sampaoli.

El único galardón que se le escapó a Messi fue el premio Puskas al mejor gol del año, al que el argentino también estaba nominado.

 Fue distinguido el brasileño Wendell Lira por su chilena conseguida con el Goianesia, en un partido de la Liga estatal brasileña, por delante del eslalon de Messi en la final de la Copa del Rey contra el Athletic Club y el obús desde cincuenta metros del jugador del Roma Alessandro Florenzi en un partido de la Liga de Campeones precisamente contra el Barça.
 EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes