El mexicano buscará quitarle galardones a GGG, uno de los mejores del mundo libra por libra, en un combate con fervor patrio

Una pelea de verdad, no como el circo de Mayweather y McGregor. Dos de los mejores del mundo chocan en Las Vegas el día del Grito mexicano. Saúl “El Canelo” Álvarez está en su punto. La gente en el T-Mobile Arena estará de su lado, pero enfrente lo espera el campeón indiscutible de peso mediano, Gennady Golovkin, una máquina de poder que no tiene reversa y sí dos manos de piedra y una técnica depurada.

GGG es el rival que nadie quiere enfrentar. Muchos le han dado la vuelta, pero si alguno lo derrota se pondrá en los cuernos de la luna. El Canelo se siente listo para reclamar los títulos que tiene el kazajo. Eligió una fecha especial para los mexicanos en un lugar que se viste de verde, blanco y rojo por las fiestas patrias.

El Canelo tiene más lona recorrida, pero el campeón acumula más victorias por nocaut. GGG es un depredador sobre el ensogado. No se desespera y sus golpes son de plomo. Si gana sería su consagración en suelo americano, donde ha llevado su carrera en los últimos años; antes la mayoría de sus peleas eran en Alemania. Por fin le llegó un combate de los gordos, luego de que durante mucho tiempo varios lo esquivaron… le tenían miedo, pues.

A Golovkin no se le ven puntos débiles, si acaso en su última pelea su desempeño no fue el mismo y apenas pudo ganar por puntos, pero no hay que subestimarlo. Su trabajo previo ha sido intenso. Sabe lo que se viene el fin de semana.

Canelo es más compacto, pero igual de fortachón. También le ha dado duro al gimnasio y a la preparación con los guantes. No quiere sorpresas y sabe que el rival no se compara con Chávez Jr., a quien noqueó hace poco en el mismo escenario de Las Vegas.

¿Qué veremos? Seguramente una pelea cerrada, con ambos presionando para imponer condiciones. El mexicano ha mejorado sus movimientos de salida y la calidad de sus golpes. GGG se mueve menos pero nunca lo ha necesitado. Sus puños le han bastado para ganar terreno. Los dos atacarán mucho al cuerpo y se cuidarán de un golpe sorpresa, de esos que tumban. Será, como dije al principio, una pelea de verdad. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes