La localía del USA Team y el mejor momento de Colombia en su eliminatoria los ponen como los elegidos para pasar a la siguiente ronda

Pepe Penales. Los Angeles

Cualquier factor cuenta cuando las cosas están apretadas. De eso se aprovecharán Estados Unidos y Colombia para mantener esa ligera ventaja que tienen aunque sea solo en el papel, en el Grupo A sobre Costa Rica y Paraguay.

Dicen que este es el “grupo de la muerte” de la Copa América Centenario. Siempre hay uno y aquí no podía faltar, aunque ya de entrada algunos ponen a los anfitriones y a los colombianos a la delantera en esta carrera parejera, uno por su condición de local y el otro por su más amplia experiencia en este torneo.

El equipo de Jürgen Klinsmann sigue en proceso de cambio, aunque en una de sus últimos choques de preparación apabulló 4­0 a Bolivia con la mayoría de los titulares que seguramente iniciarán el 3 de junio cuando se enfrente a Colombia en la inauguración de la Copa América Centenario.

En un dato que llama la atención, resulta que el técnico además optó por prescindir de los jugadores que militan en la liga mexicana, excepto por el defensor de los Xolos de Tijuana, Michael Orozco, dejando fuera a elementos como Omar González, Edgar Castillo y Ventura Alvarado. Otro movimiento que no ha sido bien recibido por los aficionados del equipo fue la no incorporación en la lista final del delantero del Seattle Sounders, Jordan Morris, quien había hecho los suficientes méritos para ganarse un lugar para este torneo. En cambio fue bien recibido el llamado de una estrella naciente de solo 17 años llamado Christian Pulisic, un delantero veloz y avispado que juega en la Bundesliga.

Colombia llega más aceitadito. El cuadro de Pékerman es solidez y soltura con una gran camada de jugadores experimentados. Su entrenador aprovechó además el buen momento del Atlético Nacional en la Copa Libertadores al integrar a cinco elementos de los “verdolagas”. En la lista definitiva también se destacan cuatro que participan en la Liga MX: Dayro Moreno, Edwin Cardona, Oscar Murillo y John Stefan Medina, eso sin contar con sus máximas estrellas James Rodríguez, Carlos Bacca y David Ospina.

Costa Rica no quiere ser menos en este sector, por eso lleva al certamen a prácticamente el mismo plantel que actuó en la pasada Copa del Mundo. No le fue bien en la Copa Oro, pero ha tenido tiempo para replantearse las cosas. La única duda parece estar en el banquillo del técnico, donde figura el ex asistente de Paulo Wanchope, Oscar Ramírez, quien apenas lleva 10 partidos al frente de la selección tica.

Esta será la quinta aparición de Costa Rica en Copa América. No lo ha hecho mal, pero sabe que están las condiciones para llegar más lejos. En el mundial brasileño ya le tocó un grupo muy duro y pudo ganarlo con autoridad al clasificarse por encina de Uruguay, Inglaterra e Italia, nada menos. Lástima que una de sus máximas estrellas se cayó de último momento. La salida del portero del Real Madrid, Keylor Navas, es sin duda una baja que le dolerá al grupo cuando salte a la cancha.

Paraguay llega un escalón más abajo, aunque siempre es un equipo rocoso difícil de tratar. Ramón Ángel Díaz se mantiene al frente de esta selección que lucha para encontrar a su once ideal. El técnico se sigue apoyando en sus viejas glorias mientras espera la llega de sangre joven para encarar nuevos desafíos.

Para esta competición, Paraguay presenta una lista de viejos conocidos como el histórico Justo Villar en el arco, el defensa del Toluca mexicano Paulo Da Silva y los delanteros Nelson Haedo Valdez y Roque Santa Cruz. Uno de estos dos de seguro tendrá que ceder su lugar ante el empuje del ariete del Cruz Azul, Jorge “Conejo” Benítez. Por lo que se ve, parece un equipo viejo que le ha costado renovarse. EC

Más artículos de interes