En el clima económico actual, es mejor adoptar un método más especializado en el reclutamiento, que puede consistir en diversos pasos:
 
No “venda” masivamente el empleo. Todo reclutador y todo solicitante de empleo conocen los sitios de Internet más importantes que cubren todas las profesiones. Con los altos niveles de desempleo, tales sitios no son el recurso idóneo si se quiere limitar la cantidad de respuestas para la plaza vacante. Hay muchas posibilidades de que esos sitios proporcionen solicitantes calificados, pero el volumen de personas no calificadas podría disminuir la proporción, creando más trabajo innecesario para el reclutador en el proceso. Para incrementar la cantidad de respuestas de solicitantes calificados, considere publicar el anuncio en el periódico local o incluso en publicaciones especializadas. El periódico local limitará sus respuestas a los solicitantes en su región, mientras que la publicación especializada limitará las respuestas a las personas con destrezas en el campo específico.

No rechace solicitantes con brechas en su historia laboral. En otros tiempos, las brechas en la historia laboral eran una señal de alerta para los reclutadores. Sin embargo, con tanto desempleo a causa de una economía en crisis, habrá numerosos resumés con ese tipo de problemas. Independientemente de que ese tipo de brechas indicaban anteriormente si un empleado había sido despedido, en la actualidad es más probable que el mismo fue cesanteado por culpa de la economía, no del empleado.

Haga que participe un compañero de trabajo en el proceso de entrevistas. En la economía actual, con toda seguridad va a disponer de más solicitantes que en una economía floreciente. Aunque eso es bueno, implica más trabajo, y por muy competente que usted sea a la hora de analizar resumés, necesitará ayuda, tanto en el análisis como en las entrevistas. El proceso de entrevistas puede ser especialmente abrumador, porque tendrá que hablar con más de un solicitante calificado, y le resultará difícil escoger el mejor. En esas circunstancias, es mejor compartir los deberes de la entrevista con un compañero de trabajo. Esto le ayudará a tener una perspectiva diferente, y con frecuencia una sola entrevista no basta para conocer a fondo a un candidato. Si realiza la primera entrevista, pídale a su compañero que se encargue de la segunda. Así podrán compartir opiniones acerca del mismo candidato, en vez de analizar los aspectos buenos y malos de candidatos a los cuales usted entrevistó y él no, y viceversa.

Información cortesía de Contexto Latino

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes