Las vacaciones de verano se acercan y con ello. las probabilidades de hacer un viaje por carretera. Pero también hay que tener en cuenta los imprevistos: una llanta ponchada, el sobrecalentamiento del motor, una batería descargada, etc.

Para que no se quede tirado en el camino sin saber qué hacer esperando largas horas por la llegada de personal de servicio, éste es el equipo que necesita para hacer reparaciones de emergencia y llegar a su destino:

• Botiquín de primeros auxilios. Para afrontar emergencias mayores o menores necesita de un juego de primeros auxilios para curar heridas o quemaduras pequeñas. En muchas tiendas venden botiquines compactos con todo lo necesario como alcohol, vendas, antibióticos, etc.

• Teléfono celular. Aunque no es buena idea manejar hablando por el celular, este aparato es invaluable en caso de emergencia. Sólo tendrá que pedir ayuda en vez de salir a buscar un teléfono público o esperar por algún buen samaritano.

• Luces intermitentes o de advertencia. Un desperfecto en la noche o cuando no haya mucha visibilidad puede ser peligroso. Tenga a mano una luz de advertencia, un triángulo de precaución o luces intermitentes en la cajuela, para iluminar la ubicación del vehículo.

• Llanta de refacción. Tenga disponible un neumático de repuesto, pues los pinchazos o fugas de aire son las causas más comunes por las que se tiene que cambiar una llanta. Asegúrese de tener también un gato hidráulico y una cruceta para desmontar los birlos de las ruedas.

• Fusibles de repuesto. Un fusible quemado puede ser responsable de un problema eléctrico. El reemplazo del fusible puede ser un arreglo rápido.

• Cables de puente para batería. Una batería descargada puede revivirse con los cables correspondientes, siempre y cuando haya otro vehículo dispuesto a ayudar. Un cargador portátil de batería es otra herramienta útil en caso de que no haya otro automóvil a la vista.

También considere tener a la mano objetos como una linterna para ver de noche; papel y bolígrafo para tomar información; dinero en efectivo para usar en donde no se aceptan tarjetas de crédito; así como bocadillos y agua por si tiene que esperar mucho tiempo. Bien lo dice el dicho: “Hombre prevenido vale por dos”. EC

Información cortesía de Metro Editorial Services

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes