Ella te oirá
 pero aunque se disguste,
 no te dirá nada a ti,
 con eso ella sabrá…
 
 Que soy la dueña.
 de tus sueños, de tu vida
 y de todo tú.
 pero, sólo dile mi amor, o vida.
 
 Para que no te equivoques tú
 diciendo Blanca Alicia
 mi dueña, eres tú.
 
                     Del libro: Vivir con Amor es Vivir
 

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes