Basta ya de rigores, mi bien, basta,
no te atormenten más celos tiranos,
ni el vil recelo tu inquietud contraste,
con sombras necias, con indicios vanos,
pues ya en líquido humor viste y tocaste
mi corazón deshecho entre tus manos.

 

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes