Disney estrena una nueva versión del clásico con James Franco como protagonista

Luca Verne. Los Angeles | 1 de marzo de 2013

Hollywood ha vuelto a resucitar una figura del pasado, uno de sus grandes clásicos que tratará de explotar en una era en la que los guiones novedosos brillan por su ausencia, un mago de Oz moderno con todos los grandes avances tecnológicos del 3D a su disposición y que llegará a las pantallas el próximo 8 de marzo.

Es, sin duda, uno de los grandes proyectos cinematográficos de la temporada, una obra que será difícil que no recuerde a la cinta original de Victor Fleming de 1939, pero que ha tratado de no faltar el respeto a la original evitando recrear paso a paso aquel clásico sino optando por una vuelta a los orígenes del mago.

De esta forma, James Franco da vida a un joven ilusionista (Oscar Diggs) que dista mucho de la figura que interpreta el veterano Frank Morgan en la original, un personaje diseccionado desde sus humildes comienzos en Kansas.
La película de Sam Raimi, responsable de la trilogía de “Spiderman” con Tobey Maguire de protagonista, comienza también en blanco y negro en el mismo lugar desde el que partió Judy Garland en 1939, pero esta vez centrada en el personaje masculino, en un hombre empleado por un pequeño circo de provincias con una ética dudosa y que cuando es arrastrado hasta el mundo de Oz a través de un tornado, piensa que ha resuelto todos sus problemas.

Sin embargo, se encuentra atrapado en un mundo en el que es desenmascarado por las brujas que se encuentra por el camino, tanto las benignas como las maliciosas, todas ellas interpretadas por actrices de peso.

Para empezar está Mila Kunis en el papel de la bruja perversa del oeste, Theodora, y Evanora, que encarna Rachel Weisz, también malvada y reina de los territorios del este del reino.
Michelle Williams, por su parte, es la encargada de dar vida a la más pura de todas, la bruja del sur, rubia platino y una de las guías de Diggs, el mago de Oz en ciernes.

Una vez con las coordenadas del terreno en la mano, Diggs se da cuenta de que ha decepcionado a los que esperaban que fuera un gran mago. Sin embargo, con el tiempo y con un poco de su magia particular, empieza a cambiar como profesional y también como persona. EC

Más artículos de interes