El ex jugador de las Chivas fichó con el equipo Eintracht Franckfurt de Alemania, cumpliendo así su sueño de jugar en Europa

Las oportunidades las pintan calvas y a veces hay que agarrarlas al vuelo. El sueño de Marco Fabián de la Mora era jugar en Europa y parece que está a punto de hacerlo realidad. Al menos ya tiene un papel que así lo avala.

Con 26 años cumplidos, el jugador nacido en la cantera de las Chivas aprovechó una cláusula de su contrato para firmar un contrato de 3 años para con el cuadro alemán del Eintracht Franckfurt por la suma de 4 millones de dólares. “Vale por lo menos el doble”, confesó Jorge Vergara, el dueño de las Chivas, demostrando su inconformidad por la partida de uno de los baluartes del equipo rojiblanco.

Algunos han criticado la decisión de Marco Fabián, pero hace falta salir de la zona de confort para cumplir metas y objetivos. Así lo vio el mediapunta mexicano, quien llega a un balompié donde otros compatriotas han destacado.

Es cierto que Marquito deja a uno de los equipos más populares de México y todo el continente para formar parte de un conjunto más que modesto, pero el roce, la experiencia y la oportunidad de mostrarse en una liga importante es algo que no podía dejar pasar. Más vale intentarlo y fracasar que quedarse con la espinita del “hubiera”.

Por talento no tienen que preocuparse las Águilas alemanas, a Marco le sobra; de lo que tienen que cuidarlo es de las tentaciones que le coquetean al jugador cuando se mete el sol. También lo que haga con los dos pies tiene que compensar la falta de estatura y corpulencia que serán más notorias en la Bundesliga.

En Chivas como que ya sabían de la salida de Marco Fabián, por eso se apuraron a cerrar el fichaje del “Gullit” Peña y de Orbelín Pineda, así no estarán tan descobijados cuando empiece el nuevo torneo. Además, como que Marquito ya había llegado al tope con el Rebaño y no había más espacio para crecer, por eso le viene bien un cambio de aires, un nuevo reto, una nueva historia que le ayude a terminar de explotar todo el potencial que tiene. Sí, Marquito, aunque te lo recriminen, parece que tomaste la decisión correcta. EC

Más artículos de interes