María Félix es recordada en México y el mundo como la actriz más grande de la época de oro del cine mexicano gracias a su belleza, amores, carácter y películas

Nacida el 8 de abril de 1914, en Álamo, Sonora, México, la actriz se volvió fuente de inspiración para artistas, escritores, cineastas y políticos. A cien años de su nacimiento los mexicanos conmemoran a esta irremplazable figura del cine con una serie de festejos, exposiciones, homenajes, libros y hasta una película biográfica.

De carácter fuerte, altiva y rebelde, María Félix hizo historia en el cine gracias a sus 47 películas, no solo rodadas en México sino también en España, Francia e Italia, eso aunado a su deslumbrante belleza; en muchas ocasiones se ha dicho que sus personajes traspasaron las pantallas y ella misma acabó interpretando un su mejor papel, el de una mujer fuerte, independiente, con ideas claras y apartada de la sumisión de los hombres.

La vida de María fue siempre como de película, desde cómo se convirtió en actriz, hasta la forma en que falleció, lo que con el paso de los años ha alimentado el mito de “La Doña”, sobrenombre  con el que fue bautizada por la prensa de su época luego de protagonizar las cintas Doña Bárbara y Doña Diabla en 1943 y 1949, respectivamente. Su muerte, ocurrida exactamente el mismo día de su nacimiento 88 años después, han sido causa de especulación que han mantenido vivo el recuerdo de la diva.

La recia mujer se convirtió en actriz a los 26 años por coincidencia, cuando caminando por el Centro Histórico de la Ciudad de México a principio de los años cuarenta, el ingeniero Fernando Palacios, fascinado por su belleza, la abordó y convenció de hacer una prueba para cine, ella no lo tomó en serio pensando que más bien él quería tener una aventura, pero una vez convencida que no era así, le gustó el reto y aceptó; de allí en adelante todo sería historia y leyenda para María de los Ángeles Félix Güereña. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes