El IRS espera recibir hasta 10 millones de declaraciones de impuestos de contribuyentes que usaron el Formulario 4868 para solicitar una prórroga de seis meses para presentar sus declaraciones.

Algunos contribuyentes pueden esperar hasta después del 15 de octubre para declarar. Esto incluye a quienes están sirviendo en Irak, Afganistán u otras localidades de zonas de combate y, a personas afectadas por recientes desastres naturales.

Consejos para contratar a un preparador de impuestos
• Evite a los preparadores que anuncian poder obtener un reembolso mayor que otros preparadores. Si su declaración es preparada correctamente, las cifras serán iguales sin importar a quién elija.

• Tenga cuidado con las personas que le garanticen resultados en base a alguna cuota o en base a un porcentaje del reembolso esperado.

• Elija a un preparador que esté disponible en caso que más tarde el IRS le haga preguntas con respecto a su declaración y, que el preparador esté dispuesto a prestarle a usted la atención debida. Pregunte quién preparará la declaración antes de contratar el servicio. Evite los negocios donde su declaración le será delegada a alguna persona con menos experiencia o conocimiento. Usted deberá saber exactamente quién trabajará en sus asuntos tributarios y cómo comunicarse con esa persona.

• Investigue si su preparador tiene un historial dudoso con la Better Business Bureau, la asociación estatal de contadores, asociación estatal de abogados o la oficina estatal del procurador general.

• Asegúrese que el preparador tenga las credenciales adecuadas conforme a su situación tributaria. Solamente los abogados, contadores públicos certificados, y preparadores inscritos pueden representar al contribuyente ante el IRS en cualquier asunto, incluyendo auditorías, cobros y apelaciones. Otros preparadores pueden representar al contribuyente en auditorías pero solamente en relación a las declaraciones que ellos mismos prepararon y firmaron.

Es sumamente importante que todo contribuyente elija preparadores profesionales calificados, si el contribuyente necesita ayuda en la preparación de su declaración. Los que no están calificados podrían pasar por alto deducciones o créditos legítimos, los cuales podrían causar al contribuyente pagar más impuestos que lo que le corresponde pagar. Estos preparadores no calificados podrían cometer graves errores, ocasionando que sus clientes contraigan mayores deudas tributarias, multas e intereses.

Para más información visite: www.IRS.gov

Esta columna no pretende sustituir los consejos y ayuda legal que sólo un experto en la materia puede brindar.

Díganos su opinión. Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527.

 

¿Te gusta lo que acabas de leer? ¡Hazle Digg!

SHARE

Más artículos de interes